Dos generaciones pisando con estilo infantil en Getafe

Antonio Llorente padre en los años 90.

Antonio Llorente, padre del actual dueño de Lorenti´s, tuvo que dejar toda su vida atrás después de la Guerra Civil e irse a vivir a Villaverde Alto con su familia, donde al principio tuvo que ejercer de monaguillo hasta encontrar su hueco en el mundo del calzado trabajando como encargado en la primera tienda de calzados para niño en la capital de España, seguidamente trabajó en otras tiendas como Calzados Ayllón, Calzados Paratí o Calzados Leo, pero no fue hasta el año 1968 cuando Antonio decidió junto a su hermano y un socio capitalista abrir su propia tienda, la primera de calzado para niño en Villaverde Alto y, posteriormente, en Leganés, Calzados Carmina.

El pionero de Calzados Carmina tiene seis hijos y uno de ellos comenzó a trabajar con su padre en las tiendas aprendiendo el oficio y llegando, hace 28 años, a abrir en Getafe su propia tienda: ‘Lorenti´s’, y, como su progenitor, también se llama Antonio: “Decidí empezar en este sector porque es un negocio diferenciado dentro del comercio de calzados en general, ya que tienes que tener una serie de especialidades, como el conocimiento de los pies de los niños o los problemas que conlleva el crecimiento”, recalca el dueño.

El nombre de Lorenti´s es el resultado de un juego de palabras entre el apellido de los dueños de la zapatería infantil, Llorente, y la conmemoración al calzado italiano.

Del calzado antiguo al día de hoy
Al principio cuando el propietario de Lorenti´s trataba con los proveedores era diferente a la hora de seleccionar calzado deportivo para niños, ya que muchos de los artículos que se volcaban al mercado prácticamente los gestionaba el dueño, se seleccionaba cómo querían que fuera, la calidad, los colores, los tipos de piso…, “muchos de los deportivos y zapatos que diseñábamos nosotros mismos, los representantes y fabricantes los llegaban a vender a otros proveedores”, destaca Antonio Llorente.

Este sistema se hizo durante unos años, pero hoy en día el mundo del calzado, en cuanto al deportivo se refiere, ha cambiado, debido a que ya solo existen cuatro o cinco empresas dedicadas a este sector que determinan lo que ofrecer para vender a los propietarios de las tiendas de zapatos, ya vienen predeterminados En cambio, en el mundo de los zapatos de vestir esto aún no ha sucedido y todavía pueden elegir qué calidad quieren ofrecer a los clientes.

“Nos diferenciamos de nuestra competencia, sobre todo en el producto que buscamos, qué queremos ofrecer, ya que buscamos que los forros transpiren bien, que los pisos tengan una capacidad de abrasión determinada. Hoy en día los artículos basura meten cualquier tipo de calidad sin pensar en el cliente y productos que se pueden encontrar en muchas tiendas”, de esta manera define el propietario la manera que ellos han tenido siempre para diferenciarse y ser una zapatería de nombre en Getafe.

De abuelos a nietos

Después de llevar tantos años abiertos en la Calle Ramón y Cajal, 13, de Getafe, muchos de sus clientes han pasado a ser abuelos, por lo que podemos apreciar que han visto crecer a la juventud getafense. De esta manera, quieren valorar el hecho de que los clientes saben dónde pueden encontrar un producto de calidad, ya que lo probaron los abuelos en su infancia y ahora lo compran para sus nietos, puesto que gracias a la atención personalizada que realizan Antonio Llorente y su mujer, María del Mar Simón, pueden dar con el calzado exacto adaptándose a cada niño. Con el tiempo, se ha podido apreciar un proceso de cambio en las numeraciones, puesto que eran bastantes restringidas, es decir, el número más grande que se podía encontrar era un 35. Pero igual que la sociedad ha cambiado, como nos explica Antonio, el pie de los niños también ha evolucionado al igual que su altura, de esta manera hoy en día se necesitan tallas más grandes. “Ahora mismo el número más grande que podemos tener en nuestras tiendas es un 42, por este motivo ahora señoras y caballeros pueden también comprar en nuestra tienda, aunque seguimos dedicándonos a los niños”, expresa el propietario.

María del Mar Simón y su hija en la zapatería un día de Navidad con nieve a principios de los 2000.

En Lorenti´s desde los comienzos hasta hoy en día atienden a niños desde que nacen hasta que se hacen adultos. Por este motivo el artículo que siempre se ha vendido más en dicha empresa ha sido el calzado infantil formativo.

Una de las cosas curiosas que nos cuenta Antonio Llorente es una anécdota que tuvo cuando conocieron la famosa marca Panama Jack en una de las ferias de calzados de la Casa de Campo de Madrid. “Su famosa bota de nubuk amarillo, que tanto triunfó en el público joven, fue la idea que reprodujimos pero fabricada por nuestros proveedores de Villena (cuna del calzado infantil de España). Estos modelos que en principio eran para invierno los adaptamos a patrones de verano (botas sandalias y mercedes) y los reproducimos en diversos colores de nubuk, además del típico amarillo (nubuk fucsia, marino, naranja, caqui, etc.), teniendo así un impacto comercial muy sobresaliente en el mercado general, a pesar de las críticas que tuvimos de los proveedores que pensaban que no iba a llegar a ninguna parte. Estos productos se fabricaban en Villena en Calzados Hedy, Trotin, Petit Shoes, Tychy, Azorin Shoes, etc., fábricas por desgracia hoy muchas desaparecidas”, explica el dueño.

Innovación en la venta y exposición

Dibujo de 2016 en el concurso infantil ‘Mi tienda favorita’ de Acoeg.

También aportaron nuevas ideas a la hora de diseñar un escaparate pues no tenían los clásicos de las tiendas de Madrid, ya que ellos decidieron pensar en lo que el cliente pedía y era visibilidad y luminosidad, de esta forma sus escaparates son amplias cristaleras donde se pueden apreciar perfectamente todos los productos y dentro de la tienda también donde se puede coger el calzado y tocarle para comprobar su calidad, por lo que fueron también innovadores en Getafe de esta manera de vender al público.

Lorenti´s es una tienda de toda la vida en Getafe, pero el cambio de la sociedad les está haciendo pensarse si entrar en el mundo de las nuevas tecnologías o no y vender sus productos de esta forma, puesto que “la tienda da para sobrevivir, pero también nos enfrentaríamos a la gran competencia que hay hoy en día a través de este medio y perderíamos de esta manera la cercanía y asesoramiento al público”, detalla Antonio.

Antonio y María del Mar no saben si la tienda cerrará cuando ellos se jubilen o no, puesto que ellos tienen hijos pero no saben si querrán seguir con su legado y dedicarse al mundo del calzado infantil o dejarlo aparcado. Pero en todo caso, tomen la decisión que tomen, aún quedan muchos años para poder disfrutar de Calzados Lorenti´s donde sin duda les asesorarán y se sentirán como en casa a la hora de elegir el mejor calzado que les convenga a cada niño que se acerque a su tienda, donde mientras les atienden no podrán aburrirse por su zona de juego, por eso Lorenti´s es una zapatería donde no arriesgar y acertar con el calzado para la infancia de los niños será fácil y seguro.

Texto: Icíar Muñoz
Fotos: Calzados Lorenti’s, Ayer&hoy