Disfraces, máscaras, diversión y buen humor en las calles es significado de que una vez más llega una de las celebraciones que muchos esperan todo el año: el carnaval. Una fiesta que ha pasado de generación en generación y que se vive en familia o con amigos, donde lo más importante es disfrutarlo. Peñas, chirigotas, murgas, gastronomía…, todo esto se une con la particularidad de que en cada lugar se vive de una manera distinta, lo que hace que el carnaval de cada pueblo mantenga una esencia única en cada uno de ellos.

Carnaval es una celebración que se remonta a las fiestas paganas de hace más de 5.000 años. Días de diversión, bailes y disfraces que han pasado de generación en generación, de padres a hijos y que llega hasta nuestros días. Si bien es cierto, no en todos los lugares del mundo se vive un carnaval igual. Cada país, cada ciudad y cada pueblo tiene sus costumbres, que hacen de algún modo, que sea diferente a los demás, ni peor ni mejor, simplemente distinto. En España, no es igual vivirlo en Madrid, Andalucía o Castilla-La Mancha por ejemplo, pero sí que en cada uno de los lugares se vive y disfruta como el que más.

Todos tenemos algún familiar, ya sean nuestros padres, abuelos, tíos o primos a los que les gusta vivir estas fiestas. Pero, ¿ser carnavalero se nace o se hace? Hay quien dice que quien es carnavalero desde que nace lo hereda de un “gen” que va pasando de padres a hijos. Evidentemente, vincular la tradición de carnaval a nuestros hijos es algo que suele darse desde que son pequeños, a veces con fortuna, y otras veces se adquiere con los años. Igualmente, puede que a nuestros hijos no les guste seguir con esa “tradición”, el carnaval te gusta o no te gusta.

Muchos recordarán como vivían el carnaval cuando eran pequeños, disfrazados junto a sus padres o en los desfiles de las peñas y colegios y disfrutando de la fiesta, los bailes, los guateques y el ambiente de la calle. Porque eso sí, un auténtico carnavalero lo vive en la calle. Una fiesta que, aún con sus altibajos, es una tradición que nunca se pierde allá donde siempre ha estado. El caso es que, son los jóvenes, las nuevas generaciones, las que tienen que ser partícipes de estas fiestas, muchos de ellos tal vez no hayan “nacido” carnavaleros, pero se “hacen”. Se preparan, se organizan, se disfrazan y participan.


En muchas partes es tradicional que desde pequeños se les haga participar en diferentes concursos o desfiles, algo que en muchos casos no se olvida y que cuando van creciendo siguen disfrutando del carnaval. Y es que, cuando vives el carnaval, si te engancha, no lo dejas escapar. Improvisas, buscas diferentes temáticas para disfrazarte, elaboras trajes…, en definitiva, quieres vivir el carnaval.

Hoy día encontramos prácticamente cualquier tipo de disfraz en las tiendas, algo que antaño tal vez no se veía tanto, todo era más manual, más artesano, más de cosecha propia. O incluso el coger cualquier trapito y/o una máscara y a “funcionar”. Eso también es carnaval, mientras haya alegría, disfrute y buen humor. Sí, sentir el carnaval como algo propio, reírse de uno mismo, incluso de los demás, siempre con respeto, disfrutar como si no hubiese un mañana, dejar los problemas a un lado, esa es la esencia de esta fiesta.

Muchos siglos han pasado desde que dio comienzo la festividad de carnaval, sin duda, algo que poco tiene que ver con lo que hoy conocemos, pero que seguimos disfrutando igual.

El carnaval en familia.- El carnaval en familia se vive no solamente los días que dura esta celebración, comienza mucho antes, prácticamente desde que se termina la Navidad. Ideas, telas para elaborar trajes, aguja, hilo o la búsqueda de disfraces en el “baúl de los recuerdos”, quedando totalmente “prohibido” en muchas familias el comprar un disfraz hecho, todo se hace manual, ya sea un disfraz lujoso o cualquier tipo de “trapo” para vestirse de máscara callejera, pero siempre con telas y “apaños” que se hacen artesanalmente. Lo importante es disfrutar en familia o con los amigos; creatividad, ilusión, papel, cartones, telas, pegamento, tijeras…, elementos destinados a divertirse todos juntos. Sobre todo, porque a quien le gusta esta fiesta, quiere que sus hijos también la disfruten. Hoy en día son muchas las tiendas, también en internet, donde encontramos todo tipo de trajes y complementos de carnaval a cual más original: máscaras, disfraces de princesa, de pirata, sombreros, pelucas, etc. Todo un mundo de ilusión, creatividad e imaginación para despertar en ellos el “poder del carnaval”. Otra de las cosas que suelen vivirse en muchas familias es la elaboración de dulces típicos de estas fechas; rosquillas, buñuelos o flores azucaradas que se realizan entre todos. Todo tipo de preparativos para, una vez que llegan los días de celebración del carnaval, no “pisar por casa”, a menos que sea para disfrazarse o cambiar de disfraz para salir a la calle. Y es que, un buen carnavalero o carnavalera sabe bien que el carnaval se vive en la calle. Y no es algo que sea reciente, para nada, ya que nuestros abuelos sabían bien lo que era vivir el carnaval en la calle. Pero, ¿cómo lo vivían ellos?

Muchos recordarán cómo se vivían los carnavales en épocas pasadas. Y en muchos, estará la imagen grabada de ver por las calles a esas personas que, con una máscara, o en muchos casos con un trozo de tela o un cartón con agujeros, un mono de trabajo o una camisa y unos pantalones, se introducían cojines, almohadas o algún otro tipo de material en el cuerpo para “deformarse” y abultar el pecho o el trasero, incluso cambiando su forma de caminar y su voz para no ser reconocidos a la voz de “¿A que no me conoces?”. Sí, algo que aún se sigue viendo en las calles y que heredamos de nuestros antepasados. Es más, muchos de ellos llevaban escobas, si sí, escobas de barrer, ya que, tendemos a tener la mano muy larga, queriendo ver y averiguar el rostro de quien nos habla, por lo que, si se intentaba, te llevabas un “escobazo”. Por aquel entonces no hacía falta gastar dinero en disfraces, tampoco es que los hubiese en los comercios, o si los había, era cosa de poco. Cualquier ropa vieja que no usábamos a diario o cualquier tela era suficiente para salir a la calle. Muy común también era ver cómo los hombres se vestían de mujeres y viceversa, algo que también se sigue haciendo, pero que por aquel entonces, no a todo el mundo gustaba. Y pasaban los años, y también evolucionaban los disfraces, aun sin ser de muy “allá”, comenzaban a verse vestimentas tan típicas como de fraile, payaso, bruja, militar o de “vieja”.

Prohibición del carnaval.- Hubo una época en España, llegada la guerra civil y la posguerra, donde el carnaval estuvo terminantemente prohibido, o al menos, en algunos lugares. El régimen franquista, contando con la Iglesia Católica, darían promoción a otro tipo de festividades de carácter más religioso, dejando al margen festividades de tipo popular o lúdico, como en este caso, el carnaval. Esta celebración, con raíces paganas como mencionábamos al principio del reportaje, no se ajustaba a la doctrina católica, por lo que, quedaría totalmente suspendida mediante Orden Circular del Boletín Oficial del Estado durante la guerra civil en el año 1937, y posteriormente, tras finalizar la guerra, por el Ministerio de la Gobernación en el año 1940.

Aun con esta prohibición legal, el carnaval no dejó de celebrarse en muchos lugares, eso sí, con la máxima discreción posible. Muchos eran los que, llegada la fecha, querían disfrutar, divertirse, disfrazarse o incluso cantar alguna que otra coplilla de carnaval, aunque supusiera hacerlo en sitios cerrados o privados.

Con los años, esas celebraciones que se hacían a “escondidas”, poco a poco fueron haciendo su aparición públicamente. Se iba “levantando la mano”, había más tolerancia por las autoridades y, el carnaval volvía a ir viendo la luz, alegrando las calles y dando colorido a varios años de prohibición. Un carnaval que fue modernizándose y cambiando a lo que más o menos conocemos hoy en día.

Peñas, Comparsas, Murgas y “Carnavaleros/as”.- Las peñas de carnaval son otra de las partes importantes y que están muy presentes en estas fiestas, muchas de ellas con varios años de historia, donde han pasado abuelos, padres e hijos, continuando con la tradición para que no se pierda. Igual pasa con las comparsas y murgas, que también cuentan con muchos años de tradición. Comer y beber en los bares, bailar en la calle, reírse, divertirse. Y, desde luego, no importa cómo salgas a la calle, da igual si el disfraz es bonito o feo, si es nuevo o viejo, la esencia está en vivirlo con sus bromas, risas y jolgorio. Si bien es cierto, antes se vivía mucho más el carnaval de día. En este aspecto puede que algo haya cambiado, aun viviéndose durante el día, la noche también ha cogido mucha fuerza, sobre todo entre los más jóvenes. Y no podemos olvidarnos de las charangas, animando las calles con su música.

En muchos sitios también existen reconocimientos como “Carnavalero/a del año”, “Máscara Mayor” o “Rey o Reina del Carnaval”, da igual con qué nombre se denomine, pero es todo un privilegio a quien se le otorga. Un reconocimiento que se hace visible a esas personas que han vivido, viven y vivirán el carnaval mientras puedan, y que, por tanto, es un honor para ellos, ya que, durante los días de celebración estarán presentes en todos o la mayoría de los actos oficiales, “capitaneando” a todos los carnavaleros. El carnaval es una de las celebraciones más esperadas por todo aquel que le gusta la fiesta, el buen rollo y el buen humor. En familia, con amigos o en solitario, da lo mismo, vivir el ambiente es lo más importante.

Carnaval Getafe 2019.- En Getafe, del 28 de febrero al 6 de marzo se bailará y se disfrazará para acoger la XXXIII edición del Carnaval. En la Carpa Municipal se podrá disfrutar de las actuaciones de Los Mojinos Escozíos, el viernes 1 de marzo; y de Las Supremas de Móstoles y La Orquesta Estrella, el sábado 2 tras el Desfile de Murgas, en el que participarán más de 4.000 personas en más de 60 murgas. El pregón de las fiestas será el viernes 1 de marzo a las 21:00 horas en la Carpa Municipal, será a cargo del AMPA CEIP Mariana Pineda, como murga ganadora del Desfile de Murgas del anterior año. Además se presentará el Pelele del Carnaval, a cargo de la murga La Picarrasca. Y a continuación comenzará la música de la mano del conocido grupo ‘Los Mojinos Escozios’. El sábado 2 de febrero a las 18:00 horas, tendrá lugar el festejo más representativo del Carnaval, el Desfile de Murgas, que sumará más de 4.000 vecinos recorriendo las calles de Getafe con sus disfraces, bailando al son de la música.

Pinto, bicicletada y grandes concursos.- En Pinto, el Carnaval comenzó el domingo 24 con la Muestra de Chirigotas. El sábado 2 de marzo omienza con la IV Bicicletada que tantos adeptos reúne cada año. Será a las 11.30 con salida y llegada en el parque Egido de la Fuente. Continúa la jornada con el concurso de murgas, comparsas y pasacalles a las 19 horas con salida desde el polideportivo Alberto Contador. El miércoles 6 de marzo se celebrará el también esperado concurso de comparsas, murgas y pasacalles del entierro de la sardina, amenizado por el espectáculo de música en directo, fuegos artificiales y efectos especiales de ‘Tambours de Feu”. Acompañado por la batucada del Frente Malabar y por los Gigantes de Don Carnal y Doña Cuaresma. Al final se ofrecerá una gran chocolatada mientras se queman las sardinas en el parque Juan Carlos I.

En definitiva, el carnaval es una fiesta muy particular de cada pueblo, no hay un pueblo que sea mejor que otro, cada uno tiene su propia esencia, eso es lo que hace que cada lugar sea distinto o diferente a los demás. Una tradición que ha ido pasando de padres a hijos durante siglos de historia. Y por supuesto, no hay que olvidar que, aun siendo solamente unos días donde “desconectamos de todo”, como dice la canción, “LA VIDA ES UN CARNAVAL”.

Circo Dekolores:

“Carnaval es compartir, ilusionar”

‘Carnaval es compartir, ilusionar, es la fantasía de dejar volar tu imaginación y convertirte en quien siempre has querido ser’. Éstas son palabras de Ari, que junto con Koko, forman el mejor equipo para dar vida a Dekolores. Porque igual que el carnaval representa la felicidad y la imaginación, el circo también. El circo es mundialmente conocido por sus grandes espectáculos, pasacalles, malabarismos y un sinfín de actividades de diversión y tiempo libre para todo tipo de público, pero en especial para los más pequeños. Ari y Koko se encargan de que ‘Dekolores’ además sea un espacio de aprendizaje, de apoyo a la cultura y a la educación sin rechazar la tradición que lleva acompañando este arte tantos años. Gracias a sus espectáculos se puede asistir a los mejores eventos, donde los más pequeños continúan con la tradición a la par que van creciendo y aprendiendo nuevas cosas.

 

Ierbola, 14 años regalando música

La música es algo que nos da vida, nos da fuerza y nos acompaña en nuestros momentos, ya sean malos o buenos. Desde hace 14 años la Agrupación Musical Ierbola lleva regalando música, pero también arte, a toda la población que para a escucharlos, a disfrutar de sus espectáculos. El flamenco es su principal estrella, que con materiales de lo más actuales y críticos hacen divertirse a todo el mundo en fechas señaladas como carnavales. El resto del año la agrupación hace sentir al público con cada una de sus actuaciones la magia del flamenco, aprender un poco del género mismo y acercarlos aún más al arte de la música. En cada una de sus composiciones se pueden apreciar, de manera irónica, temas de la actualidad social y política, dejando a un lado los tabúes para poder mostrar la realidad en sí misma.

Texto: Juan Diego García-Abadillo, Raquel Martín

Fotos: Ayuntamientos de Pinto y Getafe, Pedro Domínguez, fototeca de Herencia