Especialistas en aluminio y hierro desde 1976 en Getafe

Cerrajería y Aluminios Baeza se fundó allá por el año 1976 cuando un joven matrimonio formado por María Sánchez y Ginés Baeza, decidieron empezar a trabajar con un material poco conocido que acababa de salir al mercado llamado aluminio y que, sin saberlo, iban a empezar a dedicarse a él en cuerpo y alma.

 

Ginés, Fernando y Juan Carlos instalando la reja de un templo.

Todo empezó cuando Ginés con un compañero de la fábrica de metalurgia donde trabajaban decidieron hacerse las ventanas de su casa en un pequeño taller que tenían debajo de su vivienda en la calle Barco número 6. Poco a poco, a la gente que pasaba le fue llamando la atención y de esta manera le fueron surgiendo encargos para hacer más ventanas para las casas de los vecinos de la zona. De esta manera empezó a funcionar Cerrajerías Baeza.

Al principio era muy complicado encontrar el material, hasta que Ginés encontró un almacén que se lo suministraba. Pero no sólo era difícil conseguir el aluminio, sino que las herramientas y las máquinas que se empleaban eran muy manuales y muy básicas, nada que ver con las que utilizan hoy en día que son mucho más sofisticadas y precisas.

Al ir pasando el tiempo e ir viendo que el aluminio tenía bastante salida, probaron con el hierro, ya que era algo que también les era familiar para poder trabajarlo. De esta manera la gente empezaba a hacerle otro tipo de encargos como rejas, puertas… Al ver que el volumen de trabajo aumentaba, María, que por aquel entonces trabajaba en la fábrica de Ericsson, tuvo que dejar su trabajo para ponerse al frente de la empresa. Podría decirse que fue la primera cerrajera de aquella época, ya que ella se encargaba de fabricar las cosas y su marido Ginés era el encargado de montar las ventanas, las rejas… Al cabo de los años, tuvieron que incorporar algunos trabajadores y aprendices a la empresa ya que para ellos dos solos les era imposible sacar el trabajo adelante.

María y Ginés tienen cuatro hijos, María de los Ángeles, Ginés, Fernando y Juan Carlos, pero han sido éstos últimos quienes han vivido desde dentro y han conocido y aprendido a la perfección el oficio de la cerrajería y el aluminio desde que eran pequeños y son los que ahora sacan la empresa adelante.

El primero que empezó a trabajar fue Ginés, ya que es el mayor, y desde el año 95 se ha ido haciendo cargo de esta empresa familiar. Al principio, su función era la de fabricación de ventanas, puertas, rejas… Después cuando Fernando finalizó sus estudios, fue el siguiente en entrar. Y ya por último, Juan Carlos, que es el que actualmente se encarga de la fabricación. Ginés es el que organiza el trabajo, hace las negociaciones, da los precios y presupuestos y hace los montajes, y Fernando es el que también se encarga de los montajes y de la parte de diseño e innovación y es el que está más pendiente de las nuevas tendencias.

Una de las cosas que más caracteriza a Cerrajería y Aluminios Baeza es la fabricación y montaje de las puertas de portal. Empezó porque Ginés vio que las tendencias iban cambiando y quiso innovar en este terreno, añadiéndole a las puertas de hierro algunos adornos. Así, poco a poco, fueron teniendo numerosos encargos y es por eso que casi todas las puertas de portal de Getafe son de Baeza. Además, tienen patentado tanto el diseño de productos propios como los modelos de las distintas puertas y rejas que trabajan.

Sobre estas líneas, María y algunos empleados trabajando en el antiguo taller al principio de los 90; y taller antiguo.

Tal fue el boom que se dio con las puertas de portal que en el año 2000, debido al gran volumen de trabajo que tenían con la construcción de estas puertas de hierro, tuvieron que invertir en una nave que tienen en el polígono industrial de Los Olivos, ya que era mucho más cómodo fabricar las puertas allí y además se podía instalar la maquinaria necesaria para estas fabricaciones. En la actualidad siguen utilizándola para estos tipos de encargos de mayor tamaño y envergadura.

Trabajos de la mejor calidad
El tiempo pasa, las modas cambian y como dice el dicho es “renovarse o morir”. Eso es lo que ha hecho este negocio. Con el paso de los años se han modernizado mucho las cosas y ellos se han ido adaptando a las tendencias. Por eso, a día de hoy, ofrecen todo tipo de servicios como automatismos, cierres, escaparates… Como dice Fernando, “hay cosas que la gente se pensaba que no se podían hacer y se han hecho”. También comenta que la forma de trabajar ha cambiado muchísimo. “En tiempos de mi padre, un trabajo podía durarte unos 3 ó 4 días y encima te trataban como a uno más de la familia. Ahora en cambio, todo se quiere que sea muy rápido, sin complicaciones, y lo antes posible, lo que hace que estés en un estrés constante, ya que si no ofreces lo que demandan, estás fuera del mercado”.

Cerrajería y Aluminios Baeza sabe que mantenerse en el mercado de una forma tan activa durante más de cuarenta años no es tarea fácil y que hay que amoldarse a los nuevos tiempos que corren, pero siempre manteniéndose fiel a su filosofía que es la de realizar los trabajos como si fueran para ellos mismos. De esa manera se aseguran que siempre van a ser de la mejor calidad y que van a ser fabricados, y realizados de la mejor manera posible. Siempre buscan ofrecer un producto con unas garantías mínimas para el cliente.

Sendas fotografías de la fachada antigua y la que existe en la actualidad de Baeza.

También son conscientes de que al ser una empresa familiar tienen muchas más carencias que si fueran una empresa grande. Pero su experiencia, dedicación y pasión por lo que hacen, les hacer seguir mejorando e innovando cada día, ofreciendo los mejores productos y servicios a sus clientes.

Ellos mismos comentan que con la misma ilusión con la que se creó, siguen trabajando día a día por mantener y para mejorar lo que un día, hace más de cuarenta años, iniciaron sus padres. “Si tuviéramos que decir lo que nos diferencia del resto de empresas de nuestro sector, diríamos que es precisamente eso, que no queremos ser diferentes, sólo ser nosotros mismos. Añadiendo a eso un trato personal, cercano y de calidad, que hace que nuestros trabajos no sean uno más, sino que cada trabajo sea único”.

Texto: Naroa Ocaña
Fotos: Aluminios y Cerrajería Baeza