Un sueño hecho realidad: la forma más ‘humana’ de hacer fútbol

La pasión por el fútbol parece ser algo innato en los más pequeños, especialmente si esos pequeños forman parte del mismo grupo de amigos. Esa misma pasión es la que Amelia, actual presidenta de honor del Club Atlético de Pinto, sintió junto con sus amigos de toda la vida para empezar a formar el club. Al principio se trataba de un grupo de chavales aficionados que jugaban en torneos locales.

Es increíble cómo, con algo tan simple como un balón de tela y dos piedras como porterías, se llegue a crear lo que es hoy día una de las instituciones más grandes de la Comunidad de Madrid. A veces, lo único que es necesario para sacar adelante un proyecto es la pasión común. Todos los que empezaron jugando en la acera empezaron a darse cuenta de que la pelota no se les daba nada mal, y se empezó a formar la idea de que se federasen juntos. Y así surgió el Club Atlético de Pinto en el año 1963.

Como todos los comienzos que terminan siendo algo grande, el Club Atlético de Pinto no ha sido menos. Al principio las rifas solidarias a favor del club eran todo lo que tenían para llegar al máximo número de personas posible. Era la propia Amelia la que se encargaba de desplazarse hasta Madrid para vender todas esas papeletas y sacar adelante al equipo. Curiosamente, fue el mismo Vicente Calderón el que aportó toda la cantidad necesaria comprando todas las papeletas que había disponibles para definir el equipo. De ahí nació una amistad que hasta día de hoy se ha mantenido firme y ha sacado adelante un gran conjunto de profesionales.

Izq.: imagen de uno de los primeros partidos del Club Atlético de Pinto a mediados de los años 60. Centro: Amelia del Castillo en la actualidad. Dcha.: recorte de periódico en el que se informa de que Amelia del Castillo es la única entrenadora de fútbol del mundo.

Antes de que Amelia tomase el mando en la presidencia, han pasado muchos otros que en su día pusieron todo su empeño y esfuerzo en sacar adelante al club. Con especial cariño quiere recordar a Pepe del Chocolate, el mismo que consiguió, tras una recogida de firmas, que el Estadio llevase el nombre de la actual presidenta. El Atlético de Pinto es fruto de una pasión en familia, entre un grupo de amigos que, poco a poco, fueron creciendo unidos por una misma motivación.

A día de hoy, en palabras de Amelia, no sabría decir con exactitud si volvería a formar un proyecto de estas características. Amelia, junto con el resto de sus compañeros y amigos, se encontraba persiguiendo un sueño. Ese sueño era reforzado por su familia, y gracias a ello lo logró. Hoy en día, la mayor parte de las personas que forman parte de este club lo hacen por ser, en cierto modo, también su sueño. Las personas nos movemos por emociones y el Atlético es el resultado de todas las de las personas que aman este deporte.

El club lo forman una serie de grandes jugadores, pero ante todo grandes personas. El fruto del esfuerzo y de los valores que, uno a uno, se encargan de transmitir unos a otros es el verdadero “corazón” del Atlético. Como todo equipo, como toda buena familia y como toda buena agrupación, se viven vaivenes y subidas y bajadas por el trabajo a realizar, pero la superación de todas ellas reside en la unión de todos ellos.

Grandes momentos.- En la actualidad es imposible quedarse con tan solo un partido a destacar. El recorrido del grupo es muy grande, y durante muchos años se han ido superando en partidos. Sin embargo, uno que recuerda la presidenta con especial emoción data del año 1963, en este año el club disputó un encuentro contra el URBIS. Momentos especiales dentro del equipo ha habido muchos, como cabe esperar, pero si hay que quedarse con alguno que haya marcado un antes y después dentro del club, sin duda se trata de cuando el Estadio fue renombrado.

Hace no mucho que el club celebró un homenaje como celebración después de todos estos años de trabajo y esfuerzo. En un acto en el que se recordó todo el paso del club y sus logros hasta hoy, el deporte siempre está por encima de todo.

Izq.: equipo femenino juvenil del Club Atlético de Pinto en un partido contra el Valdemoro. Centro: Amelia junto al presidente del club, Óscar Garvín, en el homenaje a aquella el pasado mes de marzo. Dcha.: celebración de una victoria.

El deporte es uno de los pilares principales de la sociedad, el deporte te aporta valores tan importantes como el compañerismo, el respeto, el hábito saludable por mencionar algunos. Es un modelo claro de cohesión social donde no importa si eres blanco o negro, judío o cristiano en el deporte todo cabe. La inclusión de la mujer al deporte también es uno de los aspectos que en este equipo se han mantenido activos desde sus inicios. Sin ir más lejos, Amelia como presidenta muestra su orgullo ante la cada vez más notada presencia de mujeres jugadoras, entrenadoras y, como ella, presidentas.

Un futuro prometedor.- El club está formado hoy en día por 26 equipos, donde nos podemos encontrar con equipos del máximo nivel, en los que si quieres entrar es necesario pasar por unas pruebas de selección. Lo ideal es comenzar la formación desde bien pequeños, desde los 4 hasta los 12 años, y permanecer en la academia para conseguir crecer. El deporte en la localidad de Pinto cada vez ha ido creciendo más, pero si nos centramos en la categoría nacional, el único club del máximo nivel existente en la zona se trata del Club del Atlético de Pinto.

Desde dentro se seguirá luchando porque este club pueda contar con el apoyo de las instituciones, apoyo primordial para seguir creciendo y fomentado este tipo de prácticas en toda la sociedad. El futuro del Club Atlético de Pinto resulta igual de prometedor que toda su evolución. Trabajando en el marco de la legalidad y superándose año tras año, este proyecto se mantiene vivo, pero sobre todo mantiene vivos e ilusionados a los que forman parte de él.

Texto: Raquel Martín
Fotos: Club Atlético de Pinto