Era una de las oportunidades más claras para el conjunto azulón de acercarse a puestos europeos. Ganar en Villarreal era fundamental. Apenas con cuatro minutos de juego, el submarino amarillo se adelantaba por un fallo defensivo de la zaga getafense. La primera parte se jugó más en medio campo que en áreas rivales. Asenjo paró un penalti al pichichi del Getafe, Ángel. En el descanso, se vio con claridad que queríamos llevarnos los tres puntos a casa metiendo a Molina en el campo, que el guardameta rival le pararía otro penalti. El Getafe mereció más, pero no estuvimos acertados de cara a puerta. Merveil volvió a jugar provocando un par de ocasiones.

Cabe mencionar el honor a la afición, que no está fallando a ningún encuentro. Más de trescientos azulones estuvieron presentes en el encuentro apoyando a su equipo. A pesar de la derrota, nos llevamos buenas sensaciones. El Geta sigue a 15 puntos del descenso, su principal objetivo. Jornada tras jornada, este equipo despliega un juego tanto táctico, como técnico, extraordinario. La gente disfruta con este equipo, que lleva haciendo muy bien las cosas desde la llegada de Bordalás al banquillo el año pasado.

El Dépor se llevó un baño
Seis mil aficionados fieles presenciaron un acto de un juego espectacular. A pesar del diluvio y el horario (19:30h) animaron a su Getafe. Ángel abrió la lata y ya son 11 goles los que lleva el canario. Bóveda se marcó en propia poco antes del descanso y el conjunto azulón ya llevaba una cómoda ventaja. Más allá de los goles, este partido sirvió de ejemplo para todos aquellos que se quejan del antifútbol. Merveil volvió a jugar unos minutos y de qué manera. Ángel se llevó la ovación del público y Emi suplió con creces la baja fortuita de Guaita. No preocupa la marcha de Cala a China, ya que Bruno está jugando a un altísimo nivel. Este equipo es de admirar, con 33 goles a favor en 26 partidos, décimo y a 2 puntos de Europa. Bordalás llegó hace casi año y medio y pasó de luchar para no bajar a Segunda “b” por pelear con tres equipos una plaza en la segunda competición más importante a nivel de clubes.

No siempre el final es feliz
Los partidos ante el Madrid y el Levante fueron un golpe de realidad en forma de derrotas. De esta forma, sirvieron para darnos cuenta de la hazaña que han hecho estos jugadores. En primer lugar, el partido en el Bernabéu lo lucharon hasta el final, a pesar de lo cuesta arriba que se puso tras la expulsión de Remy. Los de Bordalás apenas tuvieron oportunidades de llevarse un puntito del histórico campo del Real Madrid. Mientras que con el Levante, no consiguieron marcar a pesar de muchas ocasiones de las que dispusieron. Hace año y medio firmábamos la permanencia en Segunda y, a día de hoy, estamos virtualmente salvados, haciendo buen fútbol y batiendo récords cada semana que pasa. Atrás se quedaron esos partidos aburridos en el Coliseum, donde los jugadores iban a empatar y, como mucho, a por la victoria. La mayoría de las veces el conjunto azulón se llevaba el partido no por méritos propios. Jugadores y entrenadores muy criticados en estos últimos 4-5 años en Primera del Geta. Estará mucha gente de acuerdo, con que el descenso en el Villamarín hace dos campañas le vino muy bien al Getafe. Con la llegada de Don José Bordalás, el equipo ha cambiado y cada vez se parece más a ese juego físico de Laudrup o Schuster. Este proyecto cada vez va a mejor y la gente está ilusionada con el equipo.

¡Gracias Getafe!
Se acaban todos los adjetivos que califican al equipo como club ganador, que lucha y que se deja todo por este escudo. Dan igual los cambios en el equipo, todos lo harán bien. Como bien dijo en una rueda de prensa el míster, con él no se rinde nadie y quien lo haga, no estará. No hay palabras de agradecimiento para el técnico del equipo. Ha cambiado en meses el ADN del equipo, lo ha ascendido y lo ha salvado prácticamente. Ha sacudido esas etiquetas que estaban puestas en el Getafe: “equipo aburrido”, “no juegan a nada”, “se dejan ganar”, etc. Ha conseguido transmitir ese nervio a la hinchada y ahora hay una excelente entrada en cada partido en casa. Gracias al presidente (todo hay que decirlo) este Getafe se ha transformado y ha ganado en Anoeta 1-2, jugando bien y sobre todo luchando cada balón. Vuelven a estar a la lucha de Europa, pero, lo consigan o no, este grupo de luchadores solo se merecen lo mejor.