El Getafe sigue y suma importantes puntos en su feudo para alcanzar el objetivo de la salvación. Y la unión con la afición es absoluta, que tiene un comportamiento de diez. El Geta es el segundo equipo que más puntos ha conseguido en su campo, por delante de los merengues.

En primer lugar, el Getafe se enfrentaba al colista de la categoría. El equipo madrileño salió con su 4-4-2 con Fajr acompañando en el doble pivote junto a Sergio Mora. El equipo fue valiente desde el primer minuto de juego. Juan Cala hacía el 1-0 tras un córner perfecto. El Geta seguía apretando y sus continuos ataques hacían prever el 2-0 de los azulones. No tardó mucho en llegar. Una buena carrera de Antunes, pase atrás y un remate perfecto casi a la escuadra de Amath. Un jugador muy criticado por la afición pero que fue importante en todo el desarrollo del encuentro. Pasada media hora, Las Palmas lo intentaba gracias a Remy, pero los canariones fueron muy fallones a lo largo del partido. Continuas pérdidas demostraban su lugar en la tabla. Sin embargo, a los azulones les salía todo. La hinchada, una vez más, no defraudó. Estuvo animando durante y después del partido.

El partido en el Wanda, frío como el temporal
La visita al Wanda no fue la más esperada por parte de los azulones. Apenas dispusimos de ocasiones a lo largo del encuentro. Se enfrentaban dos juegos muy similares, agresivos y dejaron varias acciones en las que se enfrentaron jugadores de ambos equipos. Correo abrió la lata tras un despiste de la zaga getafense. El juego del equipo fue soso y no conseguían llegar al área rival. Empezaba la segunda parte y seguíamos igual. El equipo no despertaba, dejaba muchos espacios al Atlético y les era fácil conservar la posesión gracias a Griezmann y Koke. Los rojiblancos sentenciaron en el minuto 68 gracias a Diego Costa, que fue expulsado tras la celebración del gol. El partido finalizó con nueve tarjetas amarillas y una expulsión. Es justo resaltar la actuación de los más de quinientos hinchas azulones que apoyaron al equipo tras la derrota.

Getafe de récord en Málaga
El Málaga llegaba a Getafe muy necesitado de puntos. Era una oportunidad perfecta para el Geta y su objetivo de alejarse del descenso. Ganar supondría para los madrileños quedarse a 11 del abismo. Bordalás dio entrada a Bruno y Emi como titulares. El frío no fue un impedimento de nuevo para la hinchada del Geta. No hay excusa para animar y, por ello, fue un jugador más en el partido. El doble pivote Fajr-Mauro aún no se ha conseguido afianzar en el medio campo. Lo que está claro es que Emi dejó motivos por los que confiar en él tras la posible salida de Guaita. La defensa, sin duda, fue de lo mejor del partido. Los laterales fueron un incordio para los extremos rivales, que apenas crearon peligro. Ya en la segunda parte, el Málaga, poco a poco, era encerrado por el Geta. En el 73´una jugada de estrategia ejecutada a la perfección consiguió dejar que Cala rematara solo. Un cabezazo imposible de parar conseguía que el balón acariciara las redes y, con ello, un grito al unísono de 10.000 personas. La afición acabó de engancharse y el partido restante fue una fiesta.

Un punto que sabe a poco en San Mamés
La tropa de Bordalás jugó uno de los mejores partidos de la temporada. Recibíamos al Athletic de Bilbao, un equipo con mejores resultados que juego. El encuentro era vital para ambos conjuntos, ya que había un punto de separación entre ellos. El Athletic, con Europa entre ceja y ceja, quería ganar para adelantar a los azulones mientras estos acarician la salvación. A partir de ahí, se puede soñar de la mano de Bordalás y los suyos. El encuentro comenzó con un golazo de Williams, para luego Molina, de penalti, empatar el duelo. La segunda parte sería más interesante. 1-2 en el primer minuto del segundo acto, hizo que el Getafe adelantara líneas y encerrara a los bilbaínos. No sería Molina de penalti, ya que una buena intervención de Herrerín esfumó la buena oportunidad de igualar el partido. A falta de quince minutos, una buena jugada de Antunes, Portillo y Ángel, provocó una efusividad en todo el estadio, 2-2 y quedando aún bastante tiempo para consumar la remontada. El Getafe mereció mucho más. Sin duda, el “bordalismo” está siendo de lo mejor en los últimos años del club.