Al conjunto de José Bordalás le tocó pagar los platos rotos de la Supercopa de Europa donde los merengues fueron muy superiores. El equipo de Lopetegui llegaba a esta jornada inicial con dudas después de perder el título frente al Atlético de Madrid. Los vikingos asediaban la portería defendida por David Soria sin parar.

El Geta combinaba bien en su campo, pero no era capaz de llegar al área rival. Un cabezazo de Bale al larguero hacía presagiar lo que podía pasar. Y llegó en el minuto veinte de partido. Centro desde la izquierda de Marcelo y una mala salida de Soria, dejaba en bandeja el gol a Dani Carvajal: 1-0 y el partido estaba muy cuesta arriba. El segundo gol llegó en el minuto 51, fallo defensivo de Djené, robo de Asensio, la pone en el área y Bale bate por abajo al guardameta azulón. Pudo llegar el tercero tras un disparo al palo de Isco. Más allá de la realidad, el Getafe no tuvo casi posibilidades de ganar al Madrid. Lo más salvable, el debut de Jaime Mata, algún drible de Alejo y poco más. Fue un partido soso por parte de los azulones con grandes errores de los que se pueden aprender.

“Este Geta sí se parece más al de Bordalás”
Partidazo en mayúsculas de un Getafe devastador ante el Eibar. Llegando a los primeros veinte minutos, Ángel marcó un golazo gracias a la presión de Mata. El tinerfeño colocó el balón allí donde el portero rival no iba a llegar. Algunos sustos mediante balón parado podían dejar intranquilos a los aficionados azulones, pero el partido estaba bastante controlado. La afición no dejó de animar desde el fondo, enganchando a todo el campo.

El Coliseum demostró una muy buena entrada a pesar de ser veinticuatro de agosto, un viernes. Un Portillo que se estaba gustando en el campo dio un balón en profundidad a Amath, que corrió sin parar para asistir a Jorge Molina.

Aquí nadie se relaja y así se demostró. Cada suplente que entraba en el campo se dejaba la piel y eso se agradeció mucho, ya que hubo muy buen ritmo de partido en los noventa minutos. Soria esta vez estuvo muy seguro por alto, Djené y Bruno, a pesar de algunos fallos que hay que pulir estuvieron muy bien cortando los ataques de los vascos. Damián y Antunes corrían y bajaban continuamente, complicándoles mucho a los rivales a la hora de defender. Los delanteros, soberbios. Alejo fue imparable y se ganó una ovación. Portillo demostró estar capacitado para ganarse sus minutos este año y Amath igual. Ese Getafe vuelve a prometer gracias a su buen debut en casa aunque es muy pronto para decirlo. En septiembre, dos importantes encuentros, el Getafe visitará al Sevilla y luego recibirá al Atlético de Madrid.