Un sueño que sigue vivo 36 años después en Getafe

Francisco Sánchez e hijos en la actualidad en el interior de la ferretería La Campana II.

La ferretería ‘La Campana’, abrió sus puertas hace más de 35 años en el centro de Getafe. Francisco Sánchez, el dueño, comenzó a trabajar con 14 años en una carpintería en La Línea de la Concepción, que era el pueblo en el que vivía con sus padres. El negocio era bastante grande, tenían unos catorce empleados y él empezó como aprendiz.
Parte de su cometido era ir a comprar materiales a una ferretería que había por allí cerca y se llamaba ‘La Campana’. A Francisco le encantaba. Se quedaba impresionado cuando veía todas las herramientas y materiales que había allí y su ilusión era poder tener algún día su propia ferretería.

Pasó el tiempo y continuó con su trabajo de carpintero. A los 16 años se trasladó a vivir a Madrid y trabajó en una carpintería hasta que le llamaron para ir al ya extinto servicio militar. Al regresar, estuvo empleado varios años en la fábrica Talbot y cuando la empresa despidió a muchos de sus trabajadores, entre ellos a Francisco, él aprovechó la indemnización para llevar a cabo lo que siempre había soñado: abrir una ferretería.

Negocio familiar

Fachada de La Campana I.

La ferretería ‘La Campana’ se inauguró en enero de 1982 en la calle Pizarro, 2 y siempre ha sido un negocio familiar. Aunque muchas veces han contado con la ayuda de empleados, detrás de esta pequeña gran empresa están Francisco y su mujer María Teresa y a medida que han ido pasando los años se han incorporado sus hijos, Roberto y Borja. Actualmente, esta ferretería de la calle Pizarro está regentada por Borja. Fue la primera que se abrió y siempre ha estado en la misma ubicación.

La Campana II se abrió en el año 2009 en la calle Madrid, 181. Este establecimiento lo lleva Roberto, el hijo mayor, junto su padre. Principalmente, su clientela es gente del barrio. Vecinos de toda la vida que reciben siempre un trato personalizado, adaptado a sus necesidades. Por la ferretería han pasado ya varias generaciones de clientes, abuelos, padres y nietos. También cabe tener en cuenta que se encuentran en el centro de Getafe, a un paso de la Universidad, una zona en la que hay muchos pisos en alquiler, por lo que propietarios e inquilinos encuentran en ferretería ‘La Campana’ una gran oferta de menaje, herramientas, sartenes, ollas… Y además están especializados en llaves de seguridad, algo que desgraciadamente es muy necesario hoy en día por la cantidad de robos que hay.

Roberto es aficionado a la música y tiene varios grupos. Con uno de ellos se reúne en la planta baja del negocio, donde cuentan con un local de ensayo. Probablemente sea la única ferretería en la que aparte de comprar arandelas, tornillos y llaves, podemos disfrutar de la mejor música. En la ferretería La Campana siempre suena jazz, flamenco, música clásica…

Placa conmemorativa.

Hace unos meses que ampliaron su negocio más allá de la Comunidad de Madrid y abrieron otra ferretería en Zafra, Badajoz. La tienda la lleva un familiar.

Todos los años por Nochebuena organizan un potaje para sus amigos y clientes más cercanos. El 24 de diciembre a mediodía, se reúnen todos en la parte baja del local y pasan un rato agradable con sus amigos y gente del barrio de toda la vida.

Tras más de tres décadas al frente de este barco, continúan con el mismo espíritu con el que Francisco empezó en el año 82. Asesoran al cliente en todo lo que necesite y le dan las indicaciones pertinentes para que él mismo pueda reparar aquello que se le ha estropeado. Algunos vecinos, incluso después de mudarse de barrio, continúan siendo clientes de esta ferretería o les llaman para pedir consejo.

Izq: Padre e hijos hace unos años. Dcha: Imagen de la primera ferretería en los comienzos.

Texto: Patricia Novo; Fotos: Ayer&hoy, Ferretería La Campana