ivan-navarro

Iván Navarro

¡¡¡Hemos vuelto!!! Getafe es de primera. Tras un duro año en segunda división, llegando a estar en puestos de descenso, el Getafe consiguió el sueño de ascender a primera división.

Dedicado a esa gente que dice que en el Coliseum somos cuatro gatos, a todos esos que critican el juego del Geta y, sobre todo, dedicado a los 1.500 que derramamos lágrimas hace justo un año en Sevilla tras descender, aquí estamos de nuevo, ¡vamos a dar mucha guerra en primera!

Ha sido un camino muy duro en el que el Geta tuvo la oportunidad de quedar en segunda posición pero los resultados fallaron. Llegando a los playoffs nos enfrentamos al Huesca, que quedó sexto en la clasificación. Partíamos como favoritos e incluso los azulones empezaron ganando 0-2 gracias a dos goles del grande, Jorge Molina. El Huesca se creció y consiguió hacer el 1-2. No supo el Geta parar la adrenalina del conjunto de Anquela  y el segundo llegó en el último suspiro del encuentro. 2-2, la eliminatoria estaba muy abierta.

El partido de vuelta en el Coliseum iba a ser duro, la afición se volcó con el equipo y poco tardaron los madrileños en adelantarse en el marcador. En 20 minutos y ganaban los azulones por 2 goles a cero. En el segundo tiempo poco hizo el Huesca y fue cuando llegó el tercer tanto que dio la tranquilidad.

Llegó la semifinal, nos tocó el Tenerife que había logrado clasificarse tras empatar los dos partidos a uno frente al Cádiz.

El Tenerife dio el primer paso en su sueño por el ascenso merced a un solitario gol del central Jorge Sáenz en la primera mitad ante un Getafe que nunca bajó los brazos, pero no tuvo muchas ocasiones.

Acusó el golpe el cuadro de Bordalás, que seguía sin incomodar. Los de Martí, sin embargo, no consiguieron aumentar la renta pese a tener ocasiones para hacerlo.

Todo se dejaba para la vuelta en el Coliseum. Increíble recibimiento de la marea azul, se colgó el cartel de no hay entradas, primera vez en la historia del club, todo hacía presagiar que iba a ser un día histórico, un día grande en la capital del sur. 15.500 gargantas animando al Geta, 1.500 aficionados del Tenerife, Getafe se vestía de gala, para eso tuvimos a nuestros héroes del ascenso de hace 13 años antes del encuentro deseándonos suerte.

La primera parte del encuentro fue espectacular. Dos minutos y dos llegadas del Tenerife. El Getafe lo estaba pasado mal. Sobre todo sus centrales y en especial Gorosito, demasiado intranquilo. Pero de repente la tendencia del partido cambió por completo y se entró en una fase de oleadas azulonas. En el 7’, un disparo de Chuli sacó astillas de la escuadra. En el 8’, Camille cometió penalti a Molina, el árbitro no lo vio y la jugada acabó en córner, y de ese saque de esquina llegó el primer gol, de Faurlin, el mediocentro argentino nacido en Rosario. En nueve minutos el Getafe le había devuelto el resultado al Tenerife y con la misma jugada, un remate en un córner. Ahora el obligado a marcar gol era el Tenerife.

El Getafe le interesaba anestesiar el partido, pues el 1-0 le daba el ascenso en caso de prórroga al no haber penaltis, pero no se conformó y fue a por más. Y lo hizo con determinación y prisa. El 2-0 llegó en el 13’, una buena triangulación en ataque con llegada al área de Chuli y pase atrás al segundo palo, por donde apareció Pacheco tan solitario que le dio tiempo a mirar y a pensar por donde lanzaría el balón, ajustándolo al poste derecho de Dani Hernández. Gol. 2-0, pero para el Tenerife poco cambiaba la escena pues seguía necesitando un gol, y lo consiguió, Lozano marcaba el gol que hizo creer a los tinerfeños.

Gran Geta, gran afición

Ahí empezó la angustia del conjunto azulón, pero quedaba mucho, el Tenerife empezaba a perder tiempo, cualquier excusa era buena para hacerlo. Ahora al que le hacía falta un gol era al Getafe, que lo lograría en el 37’ al remachar un despeje del portero a remate de Molina tras jugada de Portillo. Cuatro goles en poco más de media hora.

La segunda parte pasó factura el calor y los esfuerzos de los jugadores que se dejaron el alma. Los últimos diez minutos fueron los del miedo. Los del Getafe por perder lo que hasta ese momento tenían conseguido. Los del Tenerife, por no conseguir lo que estaba buscando con tesón, un gol. Amat lo tuvo, pero lo evitó Guaita. Pitó el colegiado y Getafe a primera, invasión de campo de todos los azulones, una noche muy larga que se celebró en La Cibelina, grande Geta, gran afición,  gracias equipo, gracias Bordalás, volvemos a nuestro sitio, ¡¡¡¡¡a PRIMERA !!!!!