ana-moreno

Ana Moreno. Maquilladora profesional

Todas las pieles necesitan higiene diaria sin excepción

En el artículo de este mes nos dirigimos tanto a esas adolescentes que van a hacer su primera toma de contacto con el mundo de las cremas, maquillaje etc., como a esas mamás que no saben cómo explicarles a sus hijas que deben crear una rutina en el cuidado de su piel, y que a la hora de maquillarse cuando se es tan joven “menos es más”.

Como decíamos, es importante hacer de nuestro cuidado de la piel un hábito, y tener en cuenta que cuando comenzamos a tratar la misma, estamos construyendo los pilares de nuestro aspecto en un futuro.

Sin excepción, todas las pieles necesitan una higiene diaria. Los jabones que no son específicos para rostro contienen agentes agresivos para la piel, dejándola desprotegida y expuesta a los daños de los factores medioambientales. Por ello es importante encontrar una fórmula adecuada para la limpieza de tu tipo de piel. Opta por texturas tipo mousse para pieles más grasas, o lociones si tiende hacia seca o notas tirantez.

En cuanto a la hidratante, elige una adecuada para tu tipo de piel, y no olvides que no debes poner crema de rostro en el contorno de ojos, ya que son demasiado intensas para esta zona tan delicada y podrían dañarla con su uso prolongado.

La crema de contorno de ojos tiene como labor hidratar esta zona. Por lo que si necesitas crema de rostro, probablemente necesites una de contorno también, aunque seas muy muy joven, no tiene nada que ver con las arrugas, sino con la hidratación. Las fórmulas en gel o en roll on te resultarán muy frescas y fáciles de aplicar.

En cuanto al maquillaje: es la primera vez que te maquillas, y con el tiempo adquirirás destreza, pero aún no la tienes probablemente. Por lo que vamos a comenzar por algo muy sencillo y así el margen de error siempre será menor.

¿Tienes ojeras? Con la piel limpia y recién hidratada aplica una pequeña cantidad de corrector de ojeras en toda la zona del contorno de ojos. Asegúrate que es un producto específico para ojeras, no nos sirven correctores de granitos ya que la textura y el color no son los adecuados para esta zona. Si quieres un acabado cubriente, derrite el producto tecleando con la yema del dedo. Si por el contrario prefieres un acabado ligero, arrastra el producto con la yema del dedo a largos trazos. En cuanto al color, déjate asesorar por un profesional del punto de venta, o elije un color similar a tu piel (no más claro) con algún matiz rosado o amarillento. Si no tienes ojera, prescindimos de este paso.

Base de maquillaje ¿siempre? Si no ponemos nada en la piel y maquillamos las mejillas, o perfilamos los ojos, el aspecto no es uniforme y el acabado del maquillaje en general no es saludable.
Si tu piel no tiene imperfecciones evidentes, prueba a aplicar unas gotas de crema hidratante con color si tu piel es mixta a seca. Si por el contrario es más grasa, utiliza textura ligera en polvo. Si lo necesitas puedes poner corrector de granitos en el área que lo requiera.

Para los labios prescinde del lápiz perfilador. Con un bálsamo hidratante con o sin color, o incluso un toque de gloss será más que suficiente.

Si tu tez lo necesita, puedes poner algo de color en las mejillas, pero nada de marcar pómulo, ni un colorete sesgado tipo ochentero. No te va a favorecer. Sin embargo sí puedes crear un efecto mejilla pellizcada, como un leve rubor, que puede dar un toque fresco y natural a tu maquillaje. Para esto, sonríe, y pon color en la zona que sobresale de la mejilla.

Si tu párpado es oscuro, aplica una sombra color carne para que suavice el tono y distraiga la atención de la ojera.

Riza tus pestañas y aplica dos capas de máscara.

Si fuera necesario o te apetece hacerlo, puedes delinear tus ojos. Si el lápiz te resulta complicado, traza la línea con el mismo, y difumínalo después con un bastoncito higiénico para los oídos.
Maquillarse a diario no es perjudicial, al contrario, creas una barrera de defensa para la piel. Pero la piel tiene que descansar, por lo que es imprescindible desmaquillarte e hidratarte antes de irte a dormir.