Cecilia Solorzano.
Eco-Friendly Events Planner.

Una comida o cena navideña no tiene que ser una suma de calorías!!!! Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina, con lo que nuestra agenda se comenzará a saturar porque las cenas, reuniones sociales y empresariales sobreabundan en estas fechas… y, por ende, nuestras excusas por los kilitos de más que solemos ganar.

Según un estudio científico de Anibes, los españoles tenemos la tendencia de alimentarnos mal. Existiendo por consecuencia, un desequilibrio calórico con un excesivo consumo de grasas y proteínas, mientras el de hidratos de carbono es más bajo del recomendado. Malos hábitos que de forma lamentable estamos trasladando a nuestras generaciones futuras.
Dicho lo anterior, me gustaría dejar unas ideas y sugerencias para que nuestros eventos navideños no sean motivo para remordimientos ni excusas a nivel de salud. Sin perder el objetivo de disfrutar de un rico picoteo, una deliciosa comida o suculenta cena, sin dejar a un lado esos brindis que nos armonizan estas fechas.

• Podemos optar por tomar aperitivos ligeros a base de mariscos como las gambas, mejillones o almejas sustituyendo a los tradicionales jamones y quesos.

• Como primer plato considerar también los ingredientes predominantes a base siempre de mariscos sugiriendo langostinos, centollos, etc. O un rico caldo de verduras para dar un toque ligero de calor a los días fríos de invierno navideño.

• Como plato principal se suele tomar cordero al horno, cuya grasa podemos contrarrestar acompañándolo de una ligera, colorida y creativa ensalada.

Tengamos en cuenta que la carne de pavo o de pollo contiene menos grasas y que la ingesta de carnes blancas por ende es más saludable y con menos calorías, siendo estos otra alternativa para plato principal tratando de no hacerlo con relleno.

Aunque lo ideal en términos saludables es el pescado, sugiriendo una lubina a la sal o un besugo al horno con especias; gratamente estos contienen mayores nutrientes que las carnes rojas.
Los acompañamientos o guarniciones también pueden mantener la misma línea sustituyendo las patatas o salsas con altos grados de grasa por verduritas al horno.

El postre y los tradicionales turrones que encontraremos hasta en los bares que acostumbramos visitar nos perseguirán a cada instante convirtiéndose en una bomba de azúcares.

Por eso es importante tomar conciencia que disfrutar de un buen postre no es netamente una pirámide de chocolate o crema batida con mermelada de fresa. Esto se puede sustituir por los no menos deliciosos carpaccio de piña natural, macedonia de frutas o helado de yogurt natural con avena y miel.

Y seguramente querrán saber cuál es la bebida alcohólica con menos calorías. Según estudios realizados es la sidra. La base de la sidra, por su parte, son las manzanas. Esta bebida alcohólica típica de Asturias contiene solo 50 calorías por vaso. Sin duda, una de las bebidas alcohólicas con menos aporte calórico. Mantiene, además, las vitaminas y minerales de la manzana y parte de los beneficios de esta fruta. ¡¡Buena opción para la celebración!!

Con estas sugerencias espero que puedan tener una excelente alternativa sin dejar de cuidar su salud ni de disfrutar de estas fechas tan memorables.

Aunque lo ideal es mantener una alimentación equilibrada todo el año:

– Incluir frutas y verduras.
– Tratar de hacer las cinco comidas recomendadas durante el día.
– Comer saludable no es sinónimo de aburrimiento ni mal gusto.
– Mantener una conexión del cuerpo y mente sanos.