Que la madre dé el pecho al hijo siempre fue lo más natural del mundo. Hasta que en nombre de la Ciencia (no sabemos si de la Pediatría o de la Economía), dejó de serlo. Ahora, se vuelve a los inicios. El problema puede ser que, una vez más, apliquemos la Ley del Péndulo.

Si nos metemos en internet y escribimos “lactancia materna” nos aparecerán cientos de grupos en todo el mundo con esta finalidad. De hecho, según nos confiesan algunas de las madres con las que hemos hablado, “la mayoría de la actividad, los intercambios de conocimientos, y los avances que en este ámbito se están experimentando, se logran a través de internet y las redes sociales”.
Por eso recurrimos a la Wikipedia para que nos informe sobre este fenómeno social y encontramos lo siguiente: “Se denomina Grupos de apoyo a la lactancia materna a un movimiento social, surgido a mediados del siglo XX, formado por asociaciones que brindan apoyo a mujeres que desean amamantar. Los grupos se formaron a iniciativa de madres que consideran que si bien amamantar posee un componente fisiológico e instintivo, también requiere aprendizaje, y que, en ocasiones, las mujeres necesitan el apoyo de otras mujeres con experiencia para poder amamantar con éxito a sus hijos.

Son organizaciones de voluntariado social que desarrollan proyectos basados en grupos de ayuda mutua y ofrecen distintos servicios y actividades. Los grupos de apoyo complementan la asistencia que ofrecen los servicios de salud, cubriendo aspectos relacionados con la lactancia. A lo largo de los años un número mayor de embarazadas, madres, padres, bebés, otros familiares y amigos han acudido a estos grupos, extendidos actualmente por todo el mundo, para hablar de lactancia, compartir experiencias y resolver dudas y dificultades.

Los servicios que ofrecen incluyen reuniones periódicas, atención personalizada, teléfono de urgencias, servicio de biblioteca, material de consulta escrito y virtual, vídeos, préstamo de material específico de lactancia materna y organización de iniciativas de sensibilización social”.

El testimonio de las madres
Pero son dos mujeres, Bárbara Caminero Caña, enfermera, madre de un niño de 18 meses, y Patricia Vera, periodista y madre de un niño de 20 meses, quienes nos explican los porqués de esta “vuelta a lo natural”. Hemos quedado con ellas en un parque, mientras sus hijos corretean a nuestro alrededor.

“¿Qué por qué es noticia dar el pecho al niño? Pues porque durante mucho tiempo se pensó que la leche de fórmula era mucho mejor, y que la forma de criar a los niños debía de ser algo cuadriculado, matemáticamente diseñado. A nivel de laboratorios nos han vendido tanto la moto de que la leche de fórmula era mejor que la de la madre, y al final nos lo hemos creído”, afirma Bárbara. “Pero sobre todo por la comodidad. Porque no estamos hablando solo de la lactancia, sino que ésta implica otra forma de criar al niño. Ha resultado mucho más có-modo limitarse a dar un determinado número de biberones a horarios preestablecidos, que a la vez permite que no sea sólo la madre la que lo haga, sino cualquier otra persona, como el padre o los familiares cercanos, caso de los abuelos. Y es con este sistema con lo que nuestra asociación, la mayoría de las personas que pertenecemos al grupo, no estamos de acuerdo”.

“Las leches de fórmula están para cuando se necesitan, porque hay casos, como el mío, (explica Patricia, que tiene una lactancia mixta) en la que es complementaria. De hecho hay pediatras que la defienden como un medicamento. Debe administrase con unas pautas y no utilizarla de forma alegre, como ocurre que muchas madres van a la farmacia y compran la leche que más les llama la atención”.

Porque lo que no hay duda de que la leche que sale de la madre es la mejor. Eso es algo que no se duda y que los laboratorios todavía no se han atrevido a negar. El problema es cuando entra el marketing en acción.


También les preguntamos sobre la incomodidad a la hora de dar el pecho. ¿Qué es lo que hace incómodo que una madre tenga que dar el pecho a sus hijos?

Hay dos motivos y Patricia Vera apunta a ellos. “La incorporación de la mujer al trabajo fuera del hogar, porque en España, las bajas maternales son muy cortas. La reincorporación se realiza cuando el niño aún no ha empezado con la alimentación complementaria. Si miramos para atrás la mujer siempre ha trabajado, sobre todo las mujeres que realizaban labores en el campo; y éstas abandonaban las faenas para regresar a casa y dar de mamar al niño, se lo llevaban con ellas y lo amamantaban cuando éste lo requería. Entonces no es exactamente que la mujer se haya incorporado al trabajo, sino que se ha hecho de una forma perjudicial para todos, puesto que de la igualdad con el hombre solo se ha cogido lo que perjudica y perdiendo lo más natural de la vida.
No se puede pretender que una mujer esté entregada al trabajo en igualdad de condiciones que el hombre, fuera del hogar y viajando, y a la vez tenga que criar un niño que necesita durante mucho tiempo de la compañía de la madre. Si a esto añadimos “la modernidad”, la rentabilidad de la leche de laboratorio, y la idea de que todo lo que no es biológico es mejor, más científico y controlado, y que además nos libera del niño para que podamos trabajar, es natural que se abandone lo más pronto posible la lactancia materna. Incluso han llegado a insinuar que la leche de la madre no sirve para nada”.

Este grupo de mujeres piensa que durante muchos años “ha habido mucha comodidad por parte de las mujeres y “muchos malos consejos” por parte de los profesionales, y todo esto lo ponen en cuestión en sus reuniones, en las que cada cual aporta su experiencia y también sus problemas que, entre unos y otros intentan solucionar. “Tratamos temas y problemas que se nos plantean y que nadie, en muchos cursos oficiales que se dan, nos han hablado nunca”, afirma Patricia.

Sin embargo, hay profesionales que apoyan tanto a este grupo como al resto de mujeres, compartiendo esta idea de la lactancia natural y reivindicando una forma de criar a los niños más natural y menos como máquinas programadas.

Cada niño es diferente
Porque el segundo motivo que ha hecho incómodo dar el pecho es que cada niño es diferente y pide comer a horas distintas y en cantidades también distintas.

Muchas madres jóvenes se rebelan contra normas que no ven lógicas. Acuden al pediatra y éste puede que les dé la razón o puede que no. El buen profesional, afirman estas mujeres, debe estar comprometido con la salud. Son pediatras buenos los que lo están. Malos los que no. La lactancia materna es salud, luego el pediatra que la apoya es bueno. El que se limita a recetar leche de laboratorio y biberones, es malo.

“No se puede promover una lactancia con criterios de hace 20 años, totalmente superados”, afirman.

Según Patricia, a un niño hay que darle de mamar siempre que lo pida. Y los hay que lo hacen cada media hora. Y si es de noche, como si es de día, hay que dárselo. “Solamente así puede tener lo que necesita. Unos maman más despacio, otros más deprisa, una leche es más grasa, otra menos. La única manera de saber que se está alimentando correctamente es que mame cuando tenga hambre”, comenta Patricia. Lo cual no deja de ser sumamente molesto para la madre que no tiene más remedio que mentalizarse. Y aquí entran las circunstancias familiares, sobre todo los apoyos del padre y las ayudas de los abuelos. “Es muy esclavo y es así. Pero el niño lo necesita y tiene derecho a ello. Al menos durante los tres primeros meses de vida.

Según la OMS la lactancia mínima materna debe durar seis meses. A partir de ahí llega la alimentación complementaria. Pero se recomienda que dure, como mínimo, hasta el año”, terminan afirmando estas dos mujeres, un grano de arena entre millones, que son conscientes de que son una minoría pero también de que el concepto de lactancia está cambiando y que cada vez serán más las mujeres que se unirán a las asociaciones.

Lactancia materna y lactancia artificial
En palabras de un pediatra y neonatólogo, actualmente está totalmente demostrado que la leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su hijo recién nacido no solamente por su composición, sino también por el intenso vínculo afectivo que se establece entre ella y su bebé amamantado.

Respecto a las ventajas para el bebé podemos destacar que la leche materna ha demostrado tener mejor proporción y composición que otras alternativas puesto que se adapta de forma exclusiva a cada lactante, que proporciona inmunidad que previene frente a múltiples infecciones, reduce el riesgo de padecer alergias, caries y obesidad así como la necesidad de ortodoncia y además, no sólo estimula el desarrollo emocional y afectivo del recién nacido, sino que los últimos estudios han demostrado que también mejora de forma significativa el desarrollo intelectual y visual de los niños amamantados de forma prolongada (algo que no debe ex-trañarnos si tenemos en cuenta que le leche humana está específicamente diseñada para satisfacer todas las necesidades del bebé humano puesto que es el fruto de miles de años de evolución y de selección natural).

Ventajas para la madre
Del mismo modo proporciona múltiples ventajas para la madre puesto que disminuye la frecuencia de anemia, sangrado y depresión puerperal, mejora la relación afectiva con el bebé, ayuda a recuperar más rápidamente el peso previo al embarazo, e incluso algunos modernos trabajos científicos han objetivado menor riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario así como de osteoporosis en mujeres que han lactado de forma prolongada. A su vez tampoco debemos obviar el importante ahorro económico que supone tanto para la familia como para la sociedad y que además, no genera residuos ni consume recursos ya que no necesita fabricarse, envasarse ni transportarse.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es obligación del personal sanitario no solo el informar debidamente de dichos benefi-cios, sino también el estar adecuadamente formados para ser un pilar consistente en el que las madres y sus familias se puedan apoyar para obtener un adecuado asesora-miento en la resolución de los conflic-tos que puedan surgir en relación con la lactancia materna.

Pero por otro lado es prudente no ol-vidar, que en los casos en los que una familia decida optar por alimentar a su bebé con leche artificial, dicha decisión merece un total respeto y deberemos también asesorar adecuadamente al respecto.

Igualmente es justo comentar que la leche artificial puede ser muy necesaria en algunos raros casos en los que realmente existe una contraindicación absoluta para la lactancia materna, así como en algunos otros en los que se precise debido a determinados condicionantes o patologías neonatales, bien de forma exclusiva o como suplemento a la lactancia materna. Además, en casos seleccionados puede también tener algunas ventajas respecto a la lactancia materna como por ejemplo la posibilidad que proporciona de que otros familiares puedan también alimentar al bebé en cualquier momento, lo que conlleva ocasionalmente una mayor flexibilidad y libertad de movimientos para la madre.

Ventajas de la lactancia materna a demanda
La lactancia materna como alimentación natural de los bebés varía en función de las necesidades de cada uno, comenta una enfermera de Pediatría. Es importante que sintonices con el niño y le des el pecho ajustándote a las señales de hambre y saciedad, pues cada niño tiene su ritmo personal. Es importante ofrecerle el pecho siempre que lo demande desde el nacimiento sin limitar la duración de las tomas.

Las ventajas que ofrece son:

  •  Satisfaces las necesidades propias de cada bebé, ya que algunos necesitan mamar más a menudo.
  • El número de tomas dependerá de su etapa de crecimiento. Ya que los primeros días necesitan mamar más a menudo (incluso cada una o dos horas) y a medida que crecen irán alargando el tiempo entre tomas (puede que hasta 4 y 5 horas).
  • Al no limitar el tiempo de duración de la toma pueden mamar la leche del final, que es más nutritiva y por tanto se reflejará en el aumento de su peso.Las normas rígidas que los sanitarios daban hace unos pocos años: “Dar de mamar cada tres horas, y solo 15 minutos de cada pecho”, hicieron fracasar muchas lactancias por lo anteriormente expuesto.

Por tanto, hoy en día la lactancia a demanda es la forma natural y está avalada por un gran número de estudios. Todos los pediatras y enfermeros coinciden en esta recomendación.
Cada niño tiene su ritmo de comer y de crecer. El único inconveniente de la lactancia materna a demanda es el agotamiento de la madre durante las primeras semanas. Pero paciencia, merecerá la pena.

El hospital de Getafe ofrece un servicio de atención a la lactancia

Las matronas del Servicio de Obstetricia, junto con la Dirección de Enfermería del Hospital de Getafe y de Atención Primaria implantaron hace un año un Servicio de Atención Telefónica a la Lactancia Materna para las puérperas atendidas en el Hospital Universitario de Getafe. Este servicio va destinado a resolver todas las dudas sobre la lactancia materna que les puedan surgir una vez que abandonan el hospital y se marchan a casa con su bebé.

Este servicio está disponible 24 horas todos los días del año llamando al teléfono 638 495 424. Al otro lado encontrarán las respuestas a las preguntas que les surgen sobre lactancia materna de mano del equipo de matronas con el que cuenta el hospital. En caso de que precisen atención inmediata se las derivará a urgencias del propio hospital y si precisa continuidad en la atención que puede ser demorada, será atendida en Atención Primaria, según el circuito establecido.

Además de la puesta en marcha de este servicio, el Hospital Universitario de Getafe ha obtenido la Fase 3D de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN) que pertenece a la OMS y a UNICEF, que lo reconoce como centro “Amigo de los Niños” por promover la lactancia materna desde el nacimiento hasta que la madre desee.

Las dudas más frecuentes que se resuelven en este servicio están relacionadas con el enganche, la frecuencia de tomas, problemas en las mamas, conservación y transporte de leche, compatibilidad de la lactancia con otros fármacos (en este caso se recomienda la página web e-lactancia.org),…

En definitiva, el objetivo principal de este servicio es el de apoyar y promocionar el mantenimiento de la lactancia materna, ofreciendo a la madre toda la información suficiente para tomar las decisiones que considere oportunas para dar el pecho a su bebé el tiempo que estime oportuno.

Getalma, grupo de apoyo a la lactancia y crianza con apego

Getalma es un grupo de madres que se reúnen para ayudar y apoyar a otras madres que están en apuros a la hora de amamantar a su bebé, que necesitan saber cómo y cuándo hacerlo, y también necesitan resolver dudas que les puedan surgir durante la crianza de su hijo; como a qué colegio llevarle, cuándo introducirle cambios en la alimentación, qué tipo de alimentos darle…

Este grupo nace hace aproximadamente hace 5 años de manos de los pediatras, enfermeras, matronas de los centros de salud y del Hospital de Getafe que forman parte de la Comisión de lactancia por la necesidad que ve a la hora de que las madres, sobre todo las primerizas, puedan desenvolverse y aprender sobre lo que la lactancia materna implica tanto antes del parto como después, así como cualquier otro tipo de duda que les pueda surgir al respecto.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante 6 meses y al menos que se mantenga hasta los dos años. Este grupo de madres defienden la lactancia materna y la crianza con apego hacia la madre desde un punto de vista materno y no como profesionales de la salud. Todas estas mamás, ayudan a resolver muchas dudas y a sacar de muchos apuros a madres, sobre todo las primerizas que son las que suelen tener más dudas y agobiarse más con el tema de la alimentación de su pequeño. No cuestionan, ni obligan el periodo de lactancia que cada madre quiera darle a su hijo. Consideran que cada una es libre de hacer lo que considere más oportuno para su bebé.

Cuentan con un teléfono de atención que es el 668 867 878 y un correo electrónico asociaciongetalma@gmail.com en el que poder hacerles llegar todas las dudas, cuestiones o sugerencias que se les planteen a las madres a la hora de la lactancia y crianza de su hijo. Además también hacen reuniones cada miércoles a las 17:00 de la tarde en el Centro Cívico de la Alhóndiga, alternándolo con un martes a las 10:30 de la mañana en el Centro Adín del Bercial, para, que de manera presencial, se le puedan solucionar mejor las dudas. También hacen talleres de yoga y masaje infantil, de suelo pélvico que se ha perdido durante el parto, de primeros auxilios…Pero su curso estrella es el de porteo, que consiste en enseñar cómo llevar al bebé en mochilas, con fulares sin que sufra ningún daño por ello.

Además también imparten charlas monográficas siempre desde una perspectiva de madre y de la propia experiencia como puede ser la escolarización de los niños, la alimentación, las horas de sueño

Como dice su decálogo “Nuestro objetivo final es intentar ayudar a todas las mujeres a que puedan elegir, con toda la información en su mano. No intentamos imponer nuestras ideas, sólo informar, compartir experiencias y apoyar de madre a madre”.

Texto: Ayer&hoy / Naroa Ocaña
Fotos: Archivo