Cruz Roja funciona a través de sus voluntarios, de sus socios y de las personas que creen que los valores humanos siguen existiendo. No solo se abastecen las primeras necesidades de las personas que acuden a sus puertas buscando ayuda, se trata de un espacio íntimo donde todos se unen para dar un poco de sí mismos al otro. Cruz Roja está formada por pedacitos de las personas que luchan diariamente para que este mundo sea un mundo mucho mejor.

“Hay que parar, escuchar a los demás y dejar de pensar en nosotros mismos”

Pregunta.- ¿En qué año se crea la asamblea de Cruz Roja?
Respuesta.- Fue hacia el año 1977 en el que se decidió comenzar este proyecto con varios objetivos y metas por delante: apoyo escolar, recogida de alimentos, acogida de inmigrantes, etc. Cruz Roja es la humanidad al completo, es el servicio de todas las personas que necesitan ser escuchadas y apoyadas en sus prioridades.

P.- ¿Qué tipo de actividades y programas se siguen en la asociación?
R.- Actividades, charlas, bueno es un conjunto de varias propuestas, pero sobre todo trabajamos mucho la sensibilización y prevención. En medio ambiente y salud, por ejemplo, tenemos muy presente el empoderamiento de la mujer, mientras que en medio ambiente hacemos charlas en institutos mediante Pineo Juventud. En el tema de los inmigrantes realizamos cursos de español. Recientemente, estamos introduciendo un nuevo método, el cual se introducía en las cárceles, y está funcionando fenomenal entre los asistentes.

P.- Están pensando en ampliar sus sedes, ¿en qué localidades se piensan focalizar y por qué?
R.- En Pinto tenemos nueva sede que esperamos que esté lista para el próximo año. En Valdemoro también tenemos pensado nueva sede, que esperamos esté preparada de cara al verano, pero la de allí es gracias al Ayuntamiento, que nos ha hecho una concesión, igual que la que tenemos aquí ahora en Pinto.

La razón de las nuevas sedes salta a la vista: el espacio es muy reducido y nosotros estamos trabajando en muchos proyectos y actividades y no es suficiente. Abriendo una sede en Valdemoro o Ciempozuelos evitamos desplazamientos, puesto que muchas de las personas que vienen hasta aquí vienen a por alimentos y a exponer los problemas más íntimos. La idea es la de generar un espacio más privado, más íntimo en el cual las personas que verdaderamente necesitan a Cruz Roja se sientan cómodos.

P.- ¿Cómo se trabaja el itinerario de empleo?
R.- La gente que viene a pedir empleo no solo viene a pedir empleo. Independientemente de la situación en la que esté: llevo muchos años parado, tengo cierta edad… No solo vienen por la vía de empleo. Se trata de un itinerario, es un proceso de formación para ayudarles a ser más empleables. Les ayudamos a prepararse una entrevista, a redactar un currículum, a desarrollar esas habilidades que son necesarias para un puesto de trabajo. Muchas personas demandando alimentos también intentamos enviarles al taller de empleo, no solo basta con que te abastezcamos con alimentos, la única manera de que seas independiente es de poder tener un puesto laboral.

P.- ¿Cómo funciona el tema del voluntariado?
R.- El voluntario es muy importante en Cruz Roja, ya que nos movemos con voluntarios. ¿Suficientes? Nunca somos suficientes. Cruz Roja se mueve por necesidades; entonces detectando esas necesidades bien por intervención o bien porque hacemos análisis de la realidad normalmente de las localidades, esas necesidades se cubren por una parte con recursos humanos que son voluntarios y técnicos y, por otra parte, con el tema del espacio.

P.- ¿Cómo es el proceso de ponerse en contacto con Cruz Roja tanto si quiero ser voluntario como si necesito algo de la asociación?
R.- El paso para ser socio es ponerse en contacto directamente con Cruz Roja a través de las diversas vías diferentes (página web, redes sociales, teléfono…) o bien nosotros realizamos captaciones para socios y voluntarios. El tema de una intervención relacionada con las personas que necesitan algo de nosotros es algo más sencillo para los vecinos de Pinto, puesto que nos conocen bien ya que llevamos muchos años aquí. En los pueblos de alrededor saben dónde venir, que es a la sede de Pinto. El horario de atención hasta hace poco era un poco más restringido, pero a partir de enero se ha ampliado un montón. Ahora mismo tenemos horarios ininterrumpidos de lunes a jueves de 9:00 a 19:00 horas y los viernes durante toda la mañana para recibir las peticiones de acogida.

P.- ¿Cómo es el tratamiento a las personas que acuden a Cruz Roja?
R.- Nosotros no intervenimos solo de manera asistencial, sino que se trata de un tratamiento totalmente integral. Si una persona viene demandando alimentos porque no tiene, nosotros tenemos que saber captar cuál es el verdadero problema de base y tratarlo también. Por ejemplo, invitamos a los miembros de la familia a que acudan a los talleres y ferias de empleo para poder generar ingresos.

Otro punto que tocamos mucho es el de la pobreza energética: enseñar a cómo ventilar, cómo utilizar y cuándo los puntos de luz, y muchas más cuestiones para conseguir que se empodere toda la familia y conseguir que cada persona sea independiente.

P.- ¿Qué es lo más satisfactorio de trabajar en esto?
R.- En Cruz Roja las personas que estamos es porque creemos en Cruz Roja; hay una serie de principios que yo creo que tienes que estar de acuerdo, sino no estarías en Cruz Roja y estarías en otro sitio. ¿Satisfacción? Yo creo que cualquier voluntariado te da muchas satisfacciones. Es cierto que vivimos muy deprisa pero yo diría que lo importante sería poder parar y poder buscar cada uno su espacio. Lo importante es siempre pensar un poco en los demás, y en cualquier momento podemos estar ahí porque la línea es muy estrecha.

P.- Por el contrario, ¿qué es lo más complicado o qué punto es en el que llegas a no saber cómo reaccionar?
R.- Es que todo es duro. Es cierto que tiene que haber un compromiso por parte de la persona también. El tema asistencial al final acaba siendo un problema: no puedes estar dando alimentos a una persona y no sacarla del agujero en el que está metido.

Personalmente, lo que más “miedo” me da es si en algún momento me llega una solicitud o una situación en concreto y no pueda tener ningún tipo de respuesta hacia la persona. El no saber cómo responder ante cierta demanda es lo que peor llevaría. Todas las personas que pasan por Cruz Roja depositan una confianza en ti, y esperan algo a cambio. De momento no ha sucedido nada por el estilo, pero sería un momento muy complicado, incluso algo embarazoso.

Texto y foto: Raquel Martín Íñigo