1ª NACIONAL MASCULINO – FASE PRIMERA – GRUPO IMPAR JORNADA 8

CRÓNICA DEL PARTIDO:

Remar para morir en la orilla, y es que durante todo el partido fuimos por detrás del equipo local. Un inicio malo por nuestra parte, entramos demasiados fríos, fue aprovechado por el equipo rival para infligirnos un parcial de 10 abajo en 5 minutos con el cual tuvimos que remar durante todo el encuentro, aún así nos fuimos solamente con una desventaja de 5 puntos al segundo cuarto; 21-16.

El segundo cuarto fue una sucesión de errores por parte de los dos equipos,  nos costaba anotar y jugar con cierta fluidez a ambos, este cuarto acabó con empate a 15 para acabar al descanso con el marcador de 36-31.

Vista la poca fluidez en ataque, jugábamos sin ninguna circulación de balón, intentamos hacernos ver que el camino a la victoria sería ese si lo hacíamos, ya que la defensa estaba siendo buena, solo 36 puntos anotados, pero fue un espejismo. Fuimos un equipo sin ideas, haciendo cada uno la guerra por su cuenta, éramos un equipo muy diferente al que realmente somos, volvimos a cometer los mismos errores que en los dos cuartos anteriores. Este período lo volvimos a perder por 5, 19-14, para un marcador a falta de 10 minutos de 55-45.

Entramos al último período con mucho orgullo de intentar mostrar la imagen y el equipo que somos, y ahora sí que se vio al equipo que realmente se es. El balón se circulaba con cierto criterio, jugábamos con mucha más claridad, el poco acierto que tuvimos en el partido, aquí sí que lo tuvimos. Llegamos empatados al último  minuto, nadie anotaba. Con 15 segundos por jugar tuvimos la última posesión para ponernos por primera vez por delante y ganar el partido, pero no fuimos capaces de anotar y así con empate a 61 se llegó al final de los 40 minutos.

Entramos a la prórroga con confianza, ya que habíamos sido capaces de revertir la situación y de tener la última posesión para ganar pero la prórroga fue un calco de los primeros 3 cuartos; poca fluidez en ataque, poco acierto de cara al aro, lo cual el rival supo aprovechar, tener más acierto y sobre todo muchas más serenidad.

Fue un partido en el que desde el principio fuimos remando para terminar muriendo en la orilla.  La nota positiva del partido es saber dónde se falló y la capacidad del equipo de levantarse y revertir el resultado.

El domingo 1 de diciembre recibimos al líder y único equipo invicto de la categoría hasta el momento, Tajamar.