ivan-navarro

Iván Navarro

Grandioso encuentro entre dos aspirantes a puestos de play off. Getafe y Lugo se jugaban algo más que tres puntos en el Coliseum. Los gallegos empezaron fuertes y el Geta se ahogaba en la orilla, hasta que Álvaro y Chuli cambiaron sus posiciones. La máquina empezaba a funcionar y dieron paso al juego bonito, una y otra vez eran cuchillos por las bandas dándole balones a Jorge Molina.

El primer gol fue obra de Chuli a pase de Álvaro desde la izquierda, y el segundo el propio Chuli fue generoso al darle el pase de gol a Molina. Siempre Molina, una bendición para este equipo que marcó, bregó, tiró al palo y hace de nueve los noventa minutos; si hay alguien imprescindible es él. Ya era hora de que la alegría volviera al Coliseum.

Lo dice el central Juan Cala, “se está cociendo algo bonito”. Los resultados, el juego, el ambiente en el Coliseum
hace creer en el ascenso.

Decepcionante partido entre dos equipos llamados a luchar por el ascenso. La primera parte fue malísima, sin tiros a puerta ni ocasiones, aunque la segunda mejoró algo. Samu Saiz cogió las riendas del Huesca y dejó jugadas espectaculares. Los azulgrana merecieron más, aunque también es cierto que la mejor ocasión fue para el Getafe, un trallazo al palo de Álvaro Jiménez. Reparto de puntos que deja a ambos como estaban, a los de Bordalás dentro del play-off y a los de Anquela al acecho.

Un Geta inconmensurable

Para el Getafe, ganarle al intratable Levante supone un camión de razones para creer en el ascenso. Fue un día en el que Portillo mostró su arsenal de virtudes, elevando al Getafe a una dimensión no alcanzada en toda la temporada.

El Levante quizá por estar casi en primera salió muy relajado. No habían pasado ni cinco minutos y el principio superaba la mejor de las previsiones, ya de por sí optimista al tratarse de un partido entre dos equipos que hace poco eran de Primera y que dentro de nada pueden volver a serlo. A los 13 minutos ya iban ganando los azules 2-0 gracias a Molina y Portillo.

Visita del Geta a Alcorcón, pero no iba solo, más de 300 azulones teñían las gradas del Santo Domingo de azul. Empezó el partido muy parejo, pero el Getafe daba más sensación de peligro en cada llegada. Y, cuando ya se olía el descanso, una internada de Chuli por la derecha la centró y David Navarro, en su intento de despeje, se metió el balón en su propia portería. No se había levantado el Alcorcón del golpe, cuando una jugada calcada de Chuli por la derecha fue Tropi quien, en su intento de despejar, se metió el balón de nuevo en su portería. El Alcorcón se pegaba un tiro y el Getafe tenía muy de cara el partido. Tras el descanso seguían las internadas por las bandas, el Alcorcón estaba anestesiado. Y, para hurgar más en la herida, Jorge Molina no falló a su cita con el gol al batir a Dmitrovic tras un jugadón personal.

El Geta vuela a puestos de ascenso. Quedan 8 finales, ahora más que nunca hay que apretar en el Coliseum, ¡¡Vamos Geta!! ¡¡¡Que se vea la marea azul!!!

Foto: www.getafecf.com