J. Ignacio Calderón.
Vicepresidente FAD

El alcohol es la droga más consumida entre adolescentes y jóvenes en España. Es también la droga que más daños personales, familiares, económicos y sociales causa.
Si nos remitimos a los datos obtenidos en las encuestas y estudios realizados, observamos que el 68,2% de los y las menores de entre 14 y 18 años han consumido alcohol en los últimos 30 días (según los datos de la encuesta ESTUDES publicada por el Plan Nacional Sobre Drogas relativa a los años 2014-2015, la última realizada), que alrededor de un 30% ha realizado un consumo de riesgo – borrachera- en los últimos 30 días, o que en el último año se han iniciado en el consumo de esta sustancia más mujeres jóvenes que hombres.

Según los datos de la misma encuesta, la edad de inicio en el consumo de alcohol por parte de los adolescentes es a los 13,8 años y el llamado “consumo compulsivo” aumenta del 14% al 37% entre los 14 y los 16 años, convirtiéndose las fiestas etílicas en algo “normal” para muchos de los adolescentes y jóvenes españoles.

Este consumo tiene una especial gravedad teniendo en cuenta que todos los estudios científicos señalan que el desarrollo completo del cerebro humano, y de otros órganos fundamentales del organismo, no se alcanza hasta los 20 años, es decir, hablamos de una edad en la que los excesos repercuten muy negativamente en el posterior desarrollo físico, psicológico y mental. Al margen de los graves riesgos que se pueden producir en el momento del consumo (accidentes, intoxicaciones, situaciones de violencia, etc).
En esta problemática no es posible limitar el señalamiento de responsabilidades a un sector social, el de los menores (o incluso a los y las jóvenes), y sus familias. Debemos adoptar una mirada que amplíe el foco en la comprensión de un problema (el del consumo de alcohol en menores). Entendiendo que es un problema social global y un fenómeno cultural en el que los adultos somos el ejemplo, sostenemos que todos tenemos algo que ver en su génesis y desarrollo, pero también todos tenemos una responsabilidad compartida en su afrontamiento y abordaje.

Por eso, desde la Fad estamos convencidos de que la respuesta está en la sensibilización, información, educación y la prevención, tanto ambiental, como personal y grupal, en todos los ámbitos y desde cualquier figura con capacidad de mediación e influencia, incluyendo no solo a adultos y profesionales sino también a los y las menores, con el objetivo de crear actitudes responsables y cambios en hábitos inadecuados.

Este objetivo claro es el que ha marcado el lanzamiento de la última campaña de sensibilización social de la Fad: “Bienvenidos al Trecho”. Un campaña dirigida a la población general y que tiene como objetivo propiciar la reflexión acerca de la necesidad de que todos participemos en el enfrentamiento de este gran problema y asumamos la responsabilidad individual y colectiva que todos tenemos. En definitiva se trata de que todos, individual y colectivamente, nos planteemos qué podemos hacer para paliar este tipo de consumo de riesgo para los más jóvenes.

Para hacerle frente, en las distintas piezas de la campaña se llama a la acción a las familias –incluyendo a los hermanos/as-, a los docentes, a distribuidores y productores de bebidas alcohólicas o a celebrities, entre otros muchos colectivos, a la vez que se proponen acciones muy concretas que todos podemos llevar a cabo: cuestionarnos si Ron o Whisky es un buen nombre para una mascota; repartir “likes” a las fotos de borracheras del fin de semana; mirar hacia otro lado al pasar por el parque y ver a menores consumiendo alcohol; o no pedir el DNI al vender. Pequeños gestos, pequeños detalles, que pueden parecer insignificantes pero que indican el grado de compromiso individual y social en el enfrentamiento a una problemática como el consumo de alcohol por parte de menores.

Tal y como se señala en la campaña “Todos podemos hacer algo por insignificante que parezca para acabar con el consumo de alcohol en menores. Solo hay que dejar de decir lo que haríamos y empezar a hacerlo. Todos. Juntos. Bienvenidos al Trecho, el camino en el que las cosas se empiezan a hacer”.

En el marco de la campaña, también hacemos un llamamiento a todos para que se adhieran al manifiesto “La sociedad civil ante el consumo de alcohol en menores” (una declaración elaborada por la Fad y 40 entidades más) a través de la web www.eltrecho.com. Adherirse al manifiesto significa que, como sociedad, manifestemos que el consumo de alcohol en menores nos preocupa y que estamos dispuestos a hacerle frente. Todos. Juntos. Desde la Fad no concebimos otra manera.