La borrasca Filomena dejó atrapados a trabajadores del Centro Comercial Éboli y a varias decenas de conductores en la A4 y M506.

 

El pasado fin de semana, el temporal de nieve dejó atrapados en el municipio de Pinto a cientos de personas. El mismo viernes, el Consistorio puso en marcha un plan de emergencia para poder rescatar y dar refugio a todos aquellos que no podían desplazarse a sus domicilios, habilitando para ello los pabellones deportivos Sandra Aguilar y Alberto Contador.

Muchos fueron los vecinos y comercios que decidieron colaborar en esta difícil situación llevando mantas y comida a los polideportivos o trasladando a las personas afectadas por el temporal de nieve con sus vehículos 4×4.

La situación fue complicada, no sólo para los conductores atrapados en las principales vías de acceso al municipio, sino también para muchos trabajadores no residentes en Pinto. Los trabajadores de centros como el Plaza Éboli quedaron atrapados y sin posibilidad de volver a sus casas.

El Hotel Princesa de Éboli, que hasta ese momento colaboraba ofreciendo comida a los polideportivos, habilitó 20 habitaciones, alojando en ellas a 25 personas, y abrió su restaurante para poder dar almuerzos y cenas

Desde el Hotel han agradecido a su personal que, a pesar del temporal, que dejó prácticamente incomunicada la ciudad, trabajara doblando turnos y percnoctando en el hotel,  para ayudar a paliar la complicada situación, pudiendo así albergar y abrir el restaurante para dar servicio a todas las personas alojadas.