Un motel estilo americano en origen y escenario televisivo

Dos instantáneas del servicio de cocina y sala.

En los años 1965-66, a Vicente Diazbedia se le ocurrió construir un motel, al puro estilo americano, que fuera innovador y completamente distinto a los típicos hoteles que hasta entonces había en España. Era una época en el que el turismo nacional e internacional empezaba un poco a despuntar. Todo se construyó prácticamente de la nada, era un campo de olivos, de ahí el nombre del Motel (actual Hotel) ‘Los Olivos’, ubicado en la carretera de Andalucía kilómetro 12,7 en Getafe. El “motel típico americano” debía cumplir ciertas características, como por ejemplo que no superase las dos plantas de altura en varios edificios separados y con aparcamiento propio enfrente de la habitación, grandes zonas ajardinadas… Un concepto revolucionario en aquella época. Se construyeron 100 habitaciones que aún se mantienen y una piscina de tamaño casi olímpica que estuvo durante muchos años hasta que se cerró hace aproximadamente 24 años.

Por este hotel han pasado personalidades de todo tipo, como actores, cantantes, toreros, o escritores, algunos nombrando en sus libros el motel, así como se han rodado varias películas en la década de los 70. En aquellos años no había nada alrededor del hotel, solo campo, hasta que, en la década de 1990, comienza el desarrollo del polígono industrial que adquirió el nombre del hotel ‘Los Olivos’.

El motel se convierte en hotel
Con los años se ha ido adaptando a los tiempos, y a día de hoy es un hotel de 3 estrellas que mantiene en algún momento la esencia de aquella época. En 1988, tras volver de Inglaterra, Alberto Diazbedia, hijo de Vicente, entra a trabajar en el negocio, aunque su padre se mantendría activo en el negocio hasta sus últimos días. Años más tarde, en el año 2000, también empezaría a regentar el negocio su hija menor Adela.

Su ubicación, su esencia de motel y sus zonas ajardinadas llaman mucho la atención a todo el público que visita el hotel, muchos de ellos repiten recordando viejos tiemposy otros que lo visitan por primera vez quedan encantados. Por aquí ha pasado gente de todos los lugares de España, incluso niños que venían con sus padres a la piscina han vuelto a repetir casándose aquí, décadas después. El hotel realiza también todo tipo de eventos; bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, aniversarios, etc.

Como anécdota entrañable, el pasado año, una mujer que había venido a tomar un café con sus padres se puso de parto en la recepción del hotel, no dando tiempo a trasladarle a una habitación, se tumbó en el sofá de la entrada y ahí 2 personas del hotel, del departamento de administracion, tuvieron que ayudarle a dar a luz, ya que todo fue de repente y no dio tiempo a que llegaran los servicios sanitarios. Desde entonces esta nueva familia les ha visitado repetidamente.

A la izquierda: piscina del motel, casi olímpica, que se cerró hace 24 años. A la derecha: herederos de Vicente Diazbedia, Alberto y Adela.

Durante los 50 años de este hotel han pasado un montón de hombres y mujeres que se han ido jubilando, después de años trabajando aquí. Como anteriormente mencionábamos, por el hotel han pasado multitud de personajes famosos, entre ellos, hace unos años pasó un cantante flamenco muy reconocido que se puso a cantar en la habitación y, toda la gente que pasaba por la puerta, se quedaba encantada al escuchar tan maravilloso cante. Muchos de estos personajes públicos que han pasado por el hotel han vuelto a repetir. También se han rodado escenas para series de televisión y anuncios televisivos.

Hay ciertas cosas del hotel que tienen encanto y no se quieren perder, como por ejemplo, una de las habitaciones que quedará sin reformar ambientándola en los años de los comienzos del motel, ya que, da mucho juego a la hora de los rodajes.

A día de hoy, dispone de todo lo necesario demandado con los nuevos tiempos, conexión inalámbrica a internet, aire acondicionado en todas sus habitaciones. Amantes de los animales, se aceptan mascotas. Restaurante con una amplia selección de platos típicos españoles e internacionales, junto con bocadillos, tapas y menús del día. Cuenta con unas grandes extensiones ajardinadas para la celebración exclusiva de bodas y eventos al aire libre.

Hotel Los Olivos es, sin duda, un lugar maravilloso, que, aunque se ha tenido que reconvertir con los años, mantiene la esencia de antaño. En definitiva, un sitio tranquilo y con encanto.

De izquierda a derecha, tres instantáneas de las habitaciones, la cafetería y el salón comedor del motel Los Olivos en los comienzos.

Texto: Ayer&hoy
Fotos: Hotel Los Olivos, Getafe