‘Menos es más’; un exceso de maquillaje sumará años

ana-moreno

Ana Moreno. Maquilladora profesional

Al contrario de lo que podamos pensar, un maquillaje adecuado para pieles maduras, no tiene como fin que parezcamos más jóvenes, si no, al igual que el resto de maquillajes, lo que queremos conseguir es vernos como una versión mejorada de nosotras mismas.

Si bien es cierto que un exceso de maquillaje nos sumará años, con lo cual la premisa de “menos es más” es muy correcta en este caso.

Lo primero que debemos hacer es limpiar muy bien nuestro rostro. Con la edad la piel tiende a secarse, con lo cual agradeceremos utilizar limpiadoras en formato leche o loción, y evitar texturas jabonosas.

El siguiente paso será aplicar una crema hidratante nutritiva y un contorno de ojos. Si en lugar de extender el contorno de ojos a largos trazos, lo hacemos a pequeños toques con la yema de los dedos, además de ayudar a que penetre mejor, conseguiremos un efecto rellenador de arrugas antes del maquillaje.

Debemos utilizar texturas ligeras, ya que los productos espesos o cubrientes en exceso, marcarán las líneas de expresión y arrugas. Por lo tanto, utiliza un corrector de ojeras y base de maquillaje fluidos del color adecuado para tu piel.

Es importante que la base de maquillaje o crema hidratante con color que utilices sea del mismo tono que tu piel, o incluso medio tono más bajo, ya que los colores oscuros endurecerán tus facciones dando un aspecto de piel apagada. Si tienes manchas o exceso de pigmentación en alguna zona de la piel, aplica un corrector amarillento o anaranjado en la zona que lo requiera.

En el caso de las pieles maduras, vamos a evitar las texturas en polvo, un acabado jugoso además de dar mayor confort a las pieles secas, tendrá un efecto saludable.
A continuación, pondremos un iluminador fluido, un par de tonos más claro que la piel. El lugar adecuado para aplicarlo es justo debajo de la ceja, en los pómulos, el lacrimal, la línea del centro de la nariz, y la barbilla. Son las zonas donde de manera natural nos refleja la luz, y conseguiremos el efecto de tener un foco enfrente, creando un efecto lifting.

Para labios y mejillas elige colores alegres: rosas, corales, fucsias…, y evita colores como el marrón o el beige para conseguir un acabado fresco y saludable. No olvides sonreír y aplicar el colorete en el centro de la mejilla para obtener un rubor natural. Si tienes líneas de expresión acentuadas, puedes elegir una fórmula en crema. Remata el labio con un poco de gloss transparente o una capa de bálsamo labial.

No olvides maquillar tus cejas. Es impresionante lo que favorece y rejuvenece una ceja maquillada. Con el paso del tiempo, algunos pelitos habrán caído, y otros serán blancos. Rellena tu ceja con una sombramedio tono más claro que el color natural de tu ceja. Hazlo utilizando un pincel biselado para ojos. Si después de hacerlo aún ves canas, coloréala con productos específicos que encontrarás en tu perfumería. Tienen la apariencia de una máscara de pestañas, pero la fórmula y el color son adecuados para cejas. También puedes utilizarlos en el cabello si no has tenido ocasión de ir a la peluquería y necesitas cubrir algunas canas.

En cuanto a las sombras de ojos, recuerda lo que decíamos de “menos es más”. Un ojo poco cargado dará un aspecto limpio y claro. Evita las texturas cubrientes o brillantes, sobre todo las sombras metalizadas, que marcarán las líneas de expresión y arrugas. Sombras mate y en crema serán sencillas de aplicar y mucho más favorecedoras. En cuanto al delineado, es posible que, debido a las imperfecciones propias de la edad, el párpado esté desigual, y al delinear el efecto no sea el deseado. Para solucionarlo, dibuja la línea del ojo pegada a las pestañas con un lápiz negro o marrón oscuro, y a continuación difumina la línea horizontalmente como si quisieras borrarla con un pincel o un bastoncito higiénico para oídos.

Por último, no olvides utilizar un rizador de pestañas antes de aplicar la máscara.