ana-moreno

Ana Moreno. Maquilladora profesional

La recomendación es que se comience con algo discreto

Cuando hablamos de tatuajes, lejos queda la imagen de los hombres rudos del siglo XVIII que lo llevaban en su piel. Hoy en día los tatuajes se han convertido en un arte que crean aspecto de modernidad e incluso de glamour.

Si es la primera que vez que vas a tatuarte, hay unos cuantos tips que debes conocer y que te servirán de ayuda:

Las películas de Hollywood tienen la culpa que cuando pensemos en un estudio de tatuaje nos imaginemos un espacio oscuro, con música alta y lleno de humo. Olvídalo. Son salas desinfectadas, tranquilas, con gran iluminación y espacios ordenados.

Busca referencias del tatuador en cuestión que elijas, mira algún trabajo suyo y charla con él para explicarle lo que quieres antes de decidirte, por lo que debes tener en cuenta lo que quieres tatuarte y dónde quieres hacerlo.

Si es tu primera vez, suelen recomendar que comiences con algo pequeño y discreto, pero es tu elección.

Recuerda que si padeces hemofilia o alguna enfermedad cutánea, tatuarse está contraindicado.

Posiblemente no baste con llegar al estudio y ponerte manos a la obra, ya que suele funcionar con cita previa, y según qué tipo de tatuaje quieras puede conllevar varias sesiones.

Allí encontrarás books o catálogos con diseños. Si es algo especial para ti tendrás que acordar con el tatuador que haga un diseño con el dibujo que quieres, tamaño, lugar donde quieras hacértelo y si es una palabra o frase, tipografía, trazo etc… Antes de hacértelo, él te mostrará una plantilla y lo colocará en tu piel para que veas el resultado final.

¿Duele tatuarse? Por supuesto que sí. Sólo que hay zonas donde el dolor es más leve, y otras como los tobillos, costillas, codos o ingles donde es más intenso. Por eso te aconsejo que especialmente si eres aprensivo con las agujas y es tu primer tatuaje, vayas acompañado de alguien, y mucho mejor si esa persona ya está tatuada, ya que te tranquilizará.

Cuando llegues al estudio, el profesional rasurará la zona a tatuar si fuera necesario. Ten en cuenta que si es una zona que rasures con frecuencia tras el tatuaje tendrás que estar un tiempo sin hacerlo, hasta que la piel esté curada del todo.

Después calcará el dibujo de la plantilla, y aplicará un aceite para dar homogeneidad a la piel.

El material que utilice deberá estar esterilizado, la aguja será desechable y la tinta homologada.

La máquina inyectará la tinta en tu piel a un milímetro de profundidad a una velocidad aproximada de 3.000 veces por minuto.

Cuando termine, aplicará una pomada humectante que deberás adquirir después en una farmacia, y cubrirá la zona tatuada con papel film transparente.

El experto te explicará los cuidados posteriores que debes tener con la zona, como evitar el agua y el sol, y aplicar la pomada un par de veces al día.

Según el tipo de trazo, zona de tatuaje, y dependiendo de la manera en la que tu piel cicatrice, es posible que con el tiempo necesites retocarlo.

¿ Y si con el tiempo me arrepiento?

Problemas en algunos sectores del ámbito laboral, tatuajes que nos recuerdan a personas o momentos de la vida que queremos olvidar…, son razones por las cuales acudimos a centros especializados para eliminar los tatuajes que nos hicimos en su día. Hoy en día es posible eliminarlos gracias a técnicas como el láser ultrapulsado.

Debes saber que eliminar un tatuaje es más costoso y doloroso que hacérselo.

Los colores más fáciles de eliminar son el negro, azul y gris, y los más difíciles el amarillo y el verde.

Una vez eliminado el tatuaje puedes volver a tatuarte en esa zona, pero es poco recomendable, ya que corres el riesgo de padecer fibrosis, por lo que otra opción es tatuar sobre tu mismo tatuaje para camuflar el anterior si es posible.

Recuerda que hay algunas zonas donde eliminarlo también será más complicado, como zonas con hendiduras: codos, dedos…, o donde la piel es más gruesa, como los muslos o determinadas zonas de la espalda.